¿Te casarias contigo mismo?

Es el amor y la armonía que residen en nuestro interior, los que salen hacia afuera atrayendo a nuestra pareja ideal.

Con certeza habrás observado que cuando nos convencemos de que no podemos encontrar la pareja adecuada, tratamos de convertir a la pareja que tenemos en la que desearíamos tener. Creo que hay dos maneras de realizar este engaño. Una es negando a la persona que tenemos a nuestro lado, lo hacemos a través de convencernos de que es una persona distinta de lo que realmente es. La segunda es tratando de cambiarla, intentando “arreglarla” para convertirla en alguien diferente. Déjame que te diga que ninguna de las dos formas funciona. Cuando no somos honestos con nosotros mismos, acerca de quién es realmente nuestra pareja, acabamos desilusionados o desengañados. Y la causa de nuestra frustración no es de nuestra pareja, sino sólo nuestra.

Creo que es importante clarificarnos sobre lo que amamos en una relación, ya sea ésta social, de negocios o íntima. Hay que tomar la decisión de esperar hasta obtener exactamente lo que deseamos. Es un terrible error, por miedo a la soledad o cualquier otro motivo, conformarse con alguien que no nos merece, y un error más grande aún pensar que con el tiempo ya cambiará, o lo que es peor creer que nosotros ya lo cambiaremos.

También debes haber observado que a menudo tenemos expectativas muy irreales sobre lo que debe ser nuestra pareja. Es como si quisiéramos que fallara. Deseamos que sea, que actúe y se comporte de acuerdo a un modelo ideal que hemos fabricado con nuestra mente. El problema es que casi nunca revelamos cuál es ese modelo, olvidamos decir cuales son nuestras expectativas, nos quedamos esperando que nos adivinen, negando el hecho que se vive con una persona y no con un adivino. Creo que es muy importante hablarle a nuestra pareja como si fueran un buen amigo. Revelarle esa parte de nosotros que hemos escondido al mundo. Y si en el fondo de tu corazón sientes que no puedes confiar, hay que preguntarse: ¿Por qué yo estoy con esta persona?.

¿Buscan las mujeres una relación perfecta?. ¿La meta de los hombres es encontrar ese ser maravilloso que hará de nuestra vida algo bello y agradable?

Encontrar a nuestra media naranja y vivir una relación ideal es posible, existe un medio para alcanzar esta meta. Este camino comienza en nosotros mismos, tiene su inicio en un estado de conciencia que surge cuando el desamor a si mismo, las falsas expectativas y los auto-reproches se aquietan. ¿O es que acaso crees que se puede obtener y mantener por mucho tiempo aquello que no estamos preparados para tener?

Si deseamos encontrar a nuestra media naranja, debemos percibir que por maravillosa que sea la experiencia que buscamos, ésta ya existe en nuestro interior. La pareja ideal no puede manifestarse, si antes no se establece una relación ideal con uno mismo. Si vivimos infelices, si nos sentimos insatisfechos, si no estamos contentos con quienes somos, si hemos convertido la desaprobación en una forma de vida, es imposible que la pareja ideal se manifieste. Nuestra responsabilidad es entonces dejar de buscar y preguntarnos: ¿Me casaría conmigo mismo?. ¿Estoy haciendo todo lo posible, dándome de corazón todo lo que tengo, siendo lo mejor que puedo para conmigo mismo? Si la respuesta es no, si no nos aceptamos, ni nos amamos, ¿cómo poder pensar que otra persona nos aceptara y amará de una forma plena y completa?

El amor que tanto anhelamos vive en nuestro interior. Precisa de tiempo para ser abrazado, cuidado e incrementado, en la autoestima, en la autoconfianza, en la paz interior. Es el amor y la armonía que viven en nuestro interior, los que salen al exterior atrayendo a nuestra pareja ideal. Cuando podamos pasar la prueba de nuestra propia aceptación, ese alguien que puede cumplimentar todo eso que ya somos entrará en nuestra vida. No es magia, es una ley científica: La lucha interior provoca enfrentamientos, el amor a uno mismo atrae el amor de los demás.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com