Ancianos o viejos

¿Te consideras una persona anciana o vieja? ¿Cree que es lo mismo? Pues entonces lee lo que tiene que decirnos un anciano de setenta años.

Anciana es una persona que tiene mucha edad. Vieja es la persona que ha perdido la jovialidad. La edad causa degeneración de las células. La vejez causa la degeneración del espíritu. Por eso ni todo anciano es viejo y hay viejos que aún no han llegado  a ser ancianos.

Tú eres anciano cuando sueñas. Eres viejo cuando apenas duermes. Eres anciano cuando aún aprendes. Eres viejo cuando ya ni siquiera enseñas. Eres anciano cuando practicas deportes, o haces algún ejercicio físico. Eres viejo cuando apenas descansas.

Eres anciano cuando aún siente amor. Eres viejo cuando sólo tienes celos y sentimientos de posesión. Eres un anciano cuando hoy es el primer día del resto de su vida. Eres viejo cuando todos los días parecen el último de la larga jornada. Eres un anciano cuando tu calendario tiene un mañana. Eres viejo cuando tu calendario sólo vive del ayer.

Anciano es la persona que ha tenido la felicidad de vivir una larga vida productiva, de haber adquirido una gran experiencia. Él es un puente entre el pasado y el presente, como el joven es un puente entre el presente y el futuro. Y es en el presente que los dos se encuentran. 

Viejo es el que ha cargado con el peso de los años, que en vez de transmitir experiencia a las generaciones futuras, transmite pesimismo y desilusión. Para él, no existe puente entre el pasado y el presente, existe un foso que lo separa del presente por el apego al pasado.

El anciano se renueva cada día que empieza; el viejo termina cada noche que concluye. El anciano tiene sus ojos puestos en el horizonte desde donde el sol apunta y la esperanza se ilumina. El viejo tiene su miopía volcada hacia los tiempos que han pasado. El anciano tiene planes. El viejo tiene añoranzas. El anciano disfruta lo que resta de la vida. El viejo sufre lo que lo acerca de la muerte.

El anciano se moderniza, dialoga con la juventud, trata de comprender los nuevos tiempos. El viejo se obstina en su tiempo, se cierra en su coraza y rechaza lo moderno. El anciano lleva una vida activa, plena de proyectos y de esperanzas. Para él, el tiempo pasa rápido, pero la vejez nunca llega. El viejo dormita en el vacío de su vida y sus horas se arrastran destituidas de sentido. Las arrugas del anciano son hermosas porque han sido horadadas por las sonrisas.  Las arrugas del viejo son feas porque fueron hincadas por laamargura.

Resumiendo, anciano y viejo, son dos personas que incluso pueden tener la misma edad en el registro civil, pero tienen una edad muy distinta en el corazón. La vida, en sus etapas de infancia, juventud, madurez, es una experiencia constante. Cada etapa tiene su encanto, su dulzura, sus descubrimientos. Sabio es el que  disfruta cada una de las etapas en plenitud, y extrae de ella lo mejor. Solamente así, con la suma de las experiencias y oportunidades, al fin de sus años guardará la jovialidad de un hombre sabio.

Si eres anciano, ten  la esperanza de nunca volverte viejo.


Salud y Desarrollo Personal organiza poderosos cursos orientados a promover el  desarrollo personal, profesional y espiritual en diferentes ciudades de España.

También disponemos de área terapéutica con Acupuntura, Homeopatía, Medicina Floral, Psicoterapia y Astrología Psicológica.

Información (34) 932 071 003