Como transformar las crisis en oportunidades de negocio

¿Qué es crisis? La palabra crisis en el idioma chino tiene dos significados: “peligro” y “oportunidad”. La crisis es siempre una ocasión de evolución o de desintegración. Es un periodo de transición – lo que era ya se fue y lo que viene no ha llegado todavía. Es una situación en que los patrones vigentes son rotos por acontecimientos emergentes y de alguna manera inesperados. Esto ocasiona un transtorno que provoca perjuicio para muchos y beneficios para aquellos pocos que supieron transformarla en oportunidad.

En la era de la agricultura, que duró aproximadamente diez mil años, el poder estaba en manos de los terratenientes – y ese poder era vitalicio. En la era industrial, que duró solamente 250 años, el poder era ejercido por los que tenían el capital. En los últimos 50 años entramos en la era de la información. La moneda de pago es otra y muchos aún no se han dado cuenta del hecho. Hoy la persona es rica o pobre en información.

La Información, sin embargo, tiene dos características interesantes:

  1. Es un producto altamente perecedero. Nadie está interesado en leer el periódico de ayer, aunque no lo haya leído aún.
  2. Sólo tiene valor cuando comunica. ¿Para qué sirve el conocimiento si está guardado en el fondo de un cajón o en la memoria de una computadora, sin que nadie pueda tener acceso a ello? Por lo tanto, la comunicación es esencial tanto para su éxito personal como profesional.

Vivimos en una era exponencial

Estudiando la curva de la información, es posible percibir que vivimos en una curva exponencial. Hoy el conocimiento se duplica cada veinte meses y, a partir del año 2010, se va a doblar cada ochenta días: hay una aceleración en el proceso de cambio. Esto significa más transición y crisis más frecuentes. Así, tenemos que cambiar nuestros paradigmas y aprender a extraer entusiasmo, no de la estabilidad, sino de la trasformación, no del status quo, sino de la innovación.

Educación es lo que resta después que nos olvidamos de todo lo que hemos aprendido. ¿Qué queda? Modelos mentales. Las ideas son mucho más fuertes cuando son adecuadas a los modelos mentales. Uno de los modelos mentales que nosotros desarrollamos para el mundo empresarial es un trípode: Usted, la empresa donde trabaja o posee si es el propietario y el mercado donde actúa.

El éxito empresarial siempre es precedido por el éxito personal. Ser lúcido es una ciencia que puede ser aprendida y practicada.

La ciencia del éxito

De la misma manera que no se hace un pastel solo con harina o solo con mantequilla, ser lúcido requiere también varios ingredientes: autoestima, comunicación, habilidad en establecer metas, actitud positiva, dedicación al trabajo y ambición sana. Estos ingredientes son interdependientes y, al modificar uno, se modifican también todos los otros. Como en un juego de ajedrez, al desplazar una pieza todo el juego se modifica.

La autoestima es el concepto que uno tiene de si mismo. Si la autoestima es negativa la acción es negativa, lo cual produce un resultado negativo. La creencia positiva, es acción positiva y produce un resultado positivo.

El conjunto de creencias es parte de su estructura psicológica, formando su autoimagen. Su desempeño, tanto personal como profesional, nunca será más grande que su autoimagen. La autoimagen funciona como un termostato, determinando las acciones y los resultados.

Nuestro cerebro tiene dos hemisferios: el izquierdo y el derecho. El hemisferio izquierdo es verbal, digital y racional. El hemisferio derecho es visual, analógico y emocional. El hemisferio izquierdo ve un árbol, pero no hace caso del bosque. Es como estar conduciendo un coche, el conductor es capaz de ver un detalle de la carretera, pero no logra ver lo que hay detrás de la montaña. El hemisferio derecho ve el bosque, pero no le importa el árbol. Es como pilotar un avión. El piloto es capaz de ver lo que está detrás de las montañas, pero no tiene ni idea de un detalle de la carretera que está bajo el avión. Así lo ideal es pensar como si usted fuera el piloto de un helicóptero. Aún manteniendo una visión global, puede en cualquier momento enfocar su atención en lo específico.

Al hablar de usted, es importante entender que somos un ser físico, mental, emocional y espiritual. Tenemos que gerenciar todos estos niveles apropiadamente, antes de intentar la gerencia de otros. Toda gerencia comienza con la autogerencia. Es necesario definir cuáles son los problemas antes de resolverlos.¿Cuáles son los problemas que le gustaría a Ud. resolver, pero no sabe cómo? Todos nacemos desnudos y con 24 horas al día. No interesa si la persona es pobre o rica, joven o mayor, todos tenemos 24 horas al día. Es importante utilizar bien estas 24 horas. Para identificar nuestras prioridades y saber donde enfocarse, hay que identificar primero lo que ya tenemos y queremos. Luego hay que hacer un esfuerzo para hablar de lo que tenemos y no queremos, y como deshacernos de ello. Después de lo que no tenemos y queremos, y como obtenerlo. Y finalmente aprender a evitar lo que no tenemos y tampoco queremos.

Charles Darwin concluyó después de una vida de investigación que no son las especies más fuertes o más inteligentes las que sobreviven, sino aquellas que se adaptan. Huir de los problemas, comportándose como un avestruz, no es la solución. Sólo hay una manera de librarnos de nuestros problemas: solucionarlos.

Problemas simples tienen soluciones simples. Problemas complejos tienen soluciones complejas. Percepción e intuición son habilidades indispensables en las crisis. En tiempos de transición, en que el caos predomina, una percepción agudizada es el mejor instrumento de navegación. La percepción permite hacer distinciones, transformando lo invisible en visible, permitiendo intervenciones.

En tiempos de transición, además de la percepción agudizada, son fundamentales otras características. Una de ellas es la intuición: tomar decisiones correctas con datos incompletos. Esta no es una asignatura que se enseñe en las escuelas y que las mujeres tienen como ventaja competitiva sobre los hombres: son más intuitivas.

Es importante también saber enfocar lo que es fundamental. Vilfredo Pareto, economista y sociólogo italiano, concluyó que “el 20% de lo que tú haces produce el 80% de los resultados; inversamente, el 80% de lo que haces produce solamente el 20% de los resultados”.

La pregunta que un individuo que quiere transformar crisis en oportunidad de negocio necesita tener siempre en mente es: ¿En qué enfocarse? La gran verdad es que si usted no hace nada, todo va a empeorar. Para mejorar, alguna cosa necesita ser hecha.

Además de la percepción agudizada, intuición y enfoque, otra característica es la habilidad de comunicarse. La interacción genera oportunidades. Cuanto más interaccionemos, más oportunidades se generarán. Tenemos que aprender a trabajar, a pensar y a crear juntos.

El poder de la visión

En tiempos de crisis es importante tener una visión clara de a dónde se quiere llegar. Una persona sin visión es una persona en riesgo. Una nación sin visión es una nación en riesgo. Una empresa sin visión es una empresa en riesgo. Para que la visión se trasforme en realidad es necesario que exista una cultura que apoye esta visión, que se traduce en una actitud positiva y una acción positiva. Muchas veces, para construir una visión se da alguna destrucción. En ese caso, es una autodestrucción constructiva. Como decía Pablo Picasso: –No hay construcción sin destrucción.

El mundo de los negocios está asumiendo hoy responsabilidades antes otorgadas al sistema educacional, a la Iglesia y al Gobierno. Además, el ambiente de trabajo es más que nunca un lugar propicio a la realización personal de todos aquellos que allí trabajan. Una empresa es un fenómeno lingüístico constituido de conversaciones específicas que crean una red estable de acuerdos y compromisos y es el escenario para esta realización personal.

La empresa y la orquesta

Así como una orquesta tiene la finalidad de promover la música y está formada por un director, músicos y partituras, la empresa tiene el objetivo de cumplir su misión y está constituida de liderazgo, estrategia y colaboradores. La empresa, como fenómeno lingüístico debe estar preparada para competir en un mundo complejo, veloz e incierto, que caracteriza la era en que estamos viviendo. Cada transformación genera problemas que buscan soluciones, soluciones estas que generan nuevas trasformaciones.

Quien es gerente y líder, busca siempre tomar las decisiones correctas e implementarlas apropiadamente de forma que la empresa, además de beneficios, tenga colaboradores realizados personalmente y clientes satisfechos. Una estrategia errónea, mal implementada, hace que la empresa oscile negativamente. Una estrategia correcta, mal implementada, hace que la empresa oscile negativamente. Una estrategia correcta, bien implementada, hace que la empresa avance y prospere, con o sin crisis. Sin embargo, una estrategia errada, bien implementada, es un desastre.

Cambio de paradigma

En la era industrial, la función del gerente y el líder era reaccionar frente al mercado y resolver problemas. Hoy su función es distinta, hoy debe identificar oportunidades y adelantarse al futuro: estas cualidades permiten identificar la estrategia ideal. El mundo ya no pertenece a los que saben sino a los que aprenden. Quien sabe, puede saber algo ya anticuado. Quien aprende, está innovando. La única ventaja competitiva que a nosotros nos resta en periodos de crisis es la habilidad de aprender más rápidamente.


Dr. Lair Ribeiro, conferenciante internacional, escritor y medico. En la Universidad de Harvard, además de su preparación como médico, llevó a cabo estudios en diversas áreas de la psicología y adquirió una gran experiencia en los campos educativos y empresarial. Graduado por el Instituto de Neuro-lingüística (NLP) de Nueva York y también por el Instituto de Tecnología del Cerebro de Colorado, sus cursos de expansión de la inteligencia y desarrollo personal han tenido mucho éxito en diversos países, tanto en el gran público como entre ejecutivos y empresarios.