Ecologia para la vida cotidiana.

El planeta es un bien que tenemos que cuidar.

Mucha gente mantiene altos ideales ecologistas, pero no sabe muy bien cómo llevarlos a cabo. Sin embargo, además de la colaboración económica con las organizaciones que protegen el medio ambiente, nosotros, en nuestra casa, también podemos actuar como verdaderos ecologistas en acción.

La preocupación por la salud de nuestro ecosistema cada vez es más clara. Más de la mitad de los antiguos bosques, son ahora tierras para la agricultura, están desapareciendo numerosas especies importantes tanto en fauna como en flora, la mayoría de los ríos están contaminados y el mar está sufriendo las consecuencias de la sobre explotación. Desgraciadamente, aunque hay gente con muy buenas intenciones, las instituciones gubernamentales mundiales no parecen tener ningún interés en ponerle freno al deterioro de "nuestra casa" básicamente por motivos económicos.

Sin embargo, eso no significa que nosotros, desde nuestra vida cotidiana no podamos colaborar con nuestro granito de arena. Hay que luchar igualmente por un planeta más sano y porque muchos granitos de arena hacen una playa, debemos ilusionarnos con el proyecto personal ecológico que cada uno de nosotros pueda poner en práctica en su propia vida.

Es precisamente con estas intenciones con las cuales te proponemos una serie de medidas ecológicas que puedes animarte a seguir. Por supuesto no tienes porqué seguirlas todas, aunque sería lo mejor, pero basta con que al menos te propongas seguir alguna de ellas para que tu contribución a cuidar nuestro mundo sea importante. ¡Tú decides!

Algunas medidas ecológicas para tu vida cotidiana.

  • Sin duda alguna, la medida estrella es el reciclaje. Si en tu ciudad dispones de contenedores de basura exclusivos para reciclar, no seas perezoso y recicla tu basura. La acumulación de basura es uno de los problemas más graves que existen. La sociedad en la que vivimos nos impulsa a generar grandes toneladas de restos que se van acumulando y deteriorando nuestro aire y el suelo donde se acumulan. Hay que celebrar cualquier iniciativa de reciclaje por parte de nuestra ciudades siendo rigurosos con nuestros desperdicios y usando todos los servicios que estén a nuestra disposición, como reciclaje de papel o vidrio, separación de residuos orgánicos e inorgánicos, puntos de recogida de pilas usadas, puntos verdes voluntarios, etc...

  • Desde casa podemos cuidar los recursos acuáticos. Además de ahorrarte dinero en la factura del agua, puedes contribuir a eliminar el consumo agresivo de este preciado elemento siendo más riguroso con su uso. Aquí tienes algunos ejemplos de lo que puedes hacer:

  • No dejes el grifo abierto del lavadero mientras lavas ropa o platos. Es preferible que llenes el lavadero de agua y la utilices para lavar, o que vayas abriendo el grifo conforme vas aclarando los platos. Puede parecerte una tontería, pero estarás ahorrando un montón de agua. Si utilizas la lavadora o el lavavajillas, no los uses nunca a media carga, a no ser que el electrodoméstico disponga de control del agua. Usa siempre cargas de ropa o platos llenas. No dejes el grifo del baño abierto mientras te lavas los dientes.

  • Para cuidar los recursos energéticos puedes utilizar bombillas y aparatos de bajo consumo energético. Ya los empieza a haber en cantidades importantes en el mercado, así que es una pena desaprovecharlos. Además, ahorrarás en las facturas relacionadas con ellos.

  • Utiliza productos de limpieza ecológicos. Los tradicionales productos de limpieza son muy agresivos. En el mercado puedes encontrar bayetas, jabones, geles, bolsas de basura ecológicos que son reciclables y con los cuales no se daña el medio ambiente para fabricarlos. De este modo, reducirás la demanda de productos agresivos y aumentarás la demanda de productos ecológicos, forzando así a las empresas a prestar más atención a la ecología en sus productos.

  • Intenta consumir alimentos ecológicos. Ya no solo por tu salud, sino también por la salud del planeta. Compra aquellos alimentos cuyo origen no contribuya a la erosión de nuestros suelos y nuestros mares.

  • Procura no abusar del los transportes con combustibles agresivos como el petróleo. Si tu ciudad dispone de los autobuses ecológicos aprovéchalos y si puedes, utiliza cualquier transporte que no sea agresivo con el medio ambiente. ¡Se original! La bicicleta o unos buenos patines pueden sorprenderte.

Busca información sobre cómo colaborar en tu vida diaria en el cuidado del planeta. La puedes encontrar en revistas especializadas, grupos ecologistas y tiendas ecológicas donde seguro te informarán muy bien.


Salud y Desarrollo Personal organiza poderosos cursos orientados a promover el  desarrollo personal, profesional y espiritual en diferentes ciudades de España. 

También área terapéutica con Acupuntura, Homeopatía, Medicina Floral, Psicoterapia y Astrología Psicológica.

Información (34) 932 071 003