El éxito trae realización

Es significativo el hecho de que los libros estén repletos de historias laureadas por el éxito. Desafortunadamente existe muy poca información sobre las causas del fracaso, y sin embargo, sólo un análisis profundo del fracaso y sus causas puede asegurarnos el éxito futuro.

En cierta ocasión escuché a un conferenciante dar una definición del infierno, decía: El infierno es morirse y descubrir frente a ti a la persona exitosa en la cual pudiste haberte convertido. Debo decirte que me impactó y que no pude dejar de imaginar como me sentiría si fuese cierto. Pensé como lamentaría el tiempo perdido y tomé conciencia del valor que tiene el tiempo, -¿qué otra cosa es la vida, sino tiempo?-, y comencé a organizarme para extraerle la máxima rentabilidad.

He observado que buena parte de nuestras acciones nacen prácticamente sin ninguna planeación, de hecho, en su mayoría suelen ser el resultado de una intuición o de la simple observación de hechos similares que han tenido éxito en los demás, y que instintivamente tratamos de implementar, a menudo con escasos resultados. La imitación produce pobres resultados del mismo modo que el papel que desempeña la intuición está lleno de misterio, incomprensión y a menudo ignorancia.

Durante muchos años la supremacía de la mente racional ha provocado un totalitarismo del intelecto que ha infravalorado las grandes áreas de experiencia, creatividad y potencial humano. Sin embargo en los últimos años, afortunadamente asistimos a un florecimiento de cualidades más vinculadas a lo que hemos venido a llamar inteligencia emocional. Aunque ello no debe llevarnos a confundir la intuición, con la compulsión que el gusto nos provoca.

Todos hemos tenido, en un momento u otro, instantes de intuición. En un segundo se ha dado una forma de comprensión súbita hacía una persona o una situación. Hemos encontrado la solución a un problema o una inspiración, entendiendo un asunto en pocos segundos. La intuición es una información clara e inmediata, en un principio desprovista de emoción. Una comprensión que puede parecer ilógica o absurda pero que a menudo resulta ser sumamente acertada.

Sin embargo algunas decisiones que tomamos por intuición y fracasan, quizás no sean realmente una intuición, sino el resultado del placer o displacer que algunas personas o situaciones provocan. Emociones confundidos resultado del sentimiento, o a veces de la arrogancia, o el deprecio que ciertas personas o situaciones irracionalmente nos provocan y que nos hacen descartar a priori, elementos que podrían sernos útiles, cuando no valiosos, para nuestro éxito.

Toda intuición debe ser siempre reflexionada, del mismo modo que toda decisión, si deseamos que sea exitosa, tiene que se llevada a cabo con pasión.

Existen otras formas de negarnos el éxito, una de ellas es no planearlo. Si deseamos convertirnos en personas exitosas primeramente es necesario tener unos objetivos que trasciendan la cotidianidad. El 95% de las personas se levantarán mañana para ir a trabajar, para así poder comer, y así, seguir viviendo. Para luego levantarse al día siguiente, ir de nuevo al trabajo, y perpetuar de este modo un circulo vicioso del cual todos ellos desean escapar, aunque pocos encuentran el modo de hacerlo. Es triste ver como muchas personas emplean más tiempo en planear sus vacaciones, que el invertido en planear su futuro.

Existen muchas causas para el fracaso, más de las que puedo exponer en estas cortas líneas. Una de ellas es ser víctima de las urgencias de la vida cotidiana, perdiendo de vista aquello que es verdaderamente importante para nuestras vidas. Muy pocas personas se toman el tiempo necesario para detenerse, estudiar su situación presente, asegurándose que el lugar hacía donde van es, en verdad, el sitio al cual desean llegar.

Trata que tus objetivos sean claros y realizables. Un objetivo que no pueda traducirse en una línea de actuación, no es un buen objetivo. Un propósito siempre debe poderse traducirse en acción inmediata.

Amigo lector, no permitas que tu aspiraciones se queden en un papel; ponlas en marcha. En estas páginas encontraras algunos modos. Si te sientes llamado a crear un futuro apasionante te invito a participar en todas nuestras actividades. Todas han sido ideadas para el éxito, y el éxito siempre viene acompañado por el sentimiento de plenitud que llamamos realización.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com