El dinero es energía

Abundancia no significa solamente querer obtener mas en la vida, sino también saber cuidar de lo que uno posee.

Quizás tú no lo sepas, pero probablemente tus abuelos a lo largo de toda su vida tuvieron, cuando se trataba de economía, una regla sin excepciones: si no tienes dinero no lo compres. Probablemente a excepción de la hipoteca de la casa, nunca tuvieron una deuda. Algunos padres continuaron viviendo con la misma regla de sus abuelos, pero la gran mayoría se dejo llevar por la modernidad que predicaba la excelencia de las compras a plazos, y que nos ha convertido en consumidores y endeudados. Nuestros abuelos cuando necesitaban un mueble nuevo sacaban el dinero de sus ahorros para el gasto extraordinario, y si se habían acabado los ahorros esperaban hasta haber ahorrado el dinero suficiente para realizar la compra.

Muchos de nuestros abuelos vivieron así y si tenemos en consideración que la deuda es una de las principales causas de estrés emocional y psicológico en nuestras vidas, a la mayoría nos haría bien tomar ejemplo de ellos. Especialmente si eres una de esas personas para quienes la tarjeta de crédito o las letras se han convertido en un problema. Si es este tu caso es importantísimo tomar las medidas necesarias para saldar todas las deudas de tu vida. Esto significa sentarse y calcular cuanto exactamente debes, a excepción de la hipoteca de la casa, y a continuación elaborar un plan para pagarlo todo tan deprisa como te sea posible,aunque tardes años en conseguirlo.

También significa que te has de comprometer contigo mismo para no contraer ninguna deuda en el futuro. Esta solución es factible pero requiere disciplina, determinación y el compromiso total de abandonar la situación de estrés causada por la deuda.

Comienza cada día reforzando tu compromiso de no contraer ninguna deuda más, para ello afirma en voz alta: Hoy elijo pagar todos mis gastos con dinero en efectivo. Deja tus tarjetas de crédito en casa y observa con alegría como mes tras mes tus deudas decrecen hasta finalmente desaparecer. Cuando este día llega es el momento de dar el siguiente paso hacia tu prosperidad y que consiste en ahorrar parte de lo que ganas.

Se calcula que una gran parte de la gente que se jubilará en los próximos veinte años dispondrá de poco más que de su pensión de la Seguridad Social para mantenerse. Sin embargo los ingresos de las personas son cada vez mayores, es más parece que cuanto mas ganamos mas considerables se vuelven nuestros gastos.

La realidad es que nos hemos convertido en una civilización de gastadores en vez de ahorradores. Es cierto que ha habido un aumento notable del coste de la vida y una caída del poder adquisitivo, pero también es cierto que hemos gastado mucho más de lo que deberíamos en cosas que en realidad no necesitamos.

Si has perdido el control de tus gastos hasta tal punto que te parece imposible ahorrar una porción significativa de tus ingresos, repasa detenidamente en que gastas el dinero. Es más mi consejo es que no gastes el dinero sino que lo utilices. Esto significa invertirlo en cosas útiles y no en compras de cosas que no usas o no necesitas. El dinero es el valor que damos a las cosas, antes de adquirir algo pregúntate: Vale realmente el dinero que me piden.

Vivir de acuerdo a nuestras posibilidades no significa vivir de una manera barata o miserable. Al contrario es una oportunidad de contactar con nuestro nivel más alto de abundancia en la vida, lo cual no sólo creará un sentimiento de bienestar y seguridad, sino también de control que te ayudará a recuperar las riendas de tu vida. Recuerda siempre que una parte de lo que ganas es para ahorrarla.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com