El tiempo es vida

La clave de una vida plena reside en aumentar progresivamente nuestra habilidad de capitalizar cada instante de nuestra vida.

No existe nada más valioso que el tiempo. El dinero es sólo dinero, se puede ganar, se puede perder y se puede volver a recuperar; incluso si falta puede pedirse prestado. Pero el tiempo que gastamos es imposible recuperarlo. Es por ello que cuando aprovechamos nuestro tiempo de vida, nos sentimos satisfechos de nosotros mismos, llenos del sentimiento de realización y de paz que proporciona el tiempo usado en realizar cosas útiles. El secreto del éxito reside en no malgastar el tiempo, sino invertirlo en realizar cosas útiles, aquellas cuyos resultados te satisfacen.

La vida es tan sólo un minuto tras otro y hasta que no seamos conscientes de como usamos nuestro tiempo, no seremos conscientes de como vivimos. El deseo de tumbarse y descansar, aunque necesario, cuando surge en exceso es sumamente debilitador. Nos hace perder nuestro tiempo. Si nos rendimos al deseo constante de descansar, si nos dejamos llevar por el deseo de acostarnos y olvidarnos de todo, arrullándonos en la fatiga, nos convertiremos con el paso del tiempo en débiles criaturas.

Pero si nos sacudimos el cansancio y generamos nuevas acciones, capitalizando nuestro tiempo, sacándole partido, preguntándonos que más podemos hacer para llevar a cabo nuestro propósito, nos convertiremos en personas útiles, exitosas y felices. El éxito es conseguir lo que deseas, la felicidad es desear lo que consigues.

Las emociones crean adicciones, no dejes que ellas dominen tu tiempo. La libertad personal consiste en saber lo que estamos haciendo. A menudo cuando comenzamos a ser conscientes del valor del tiempo surge con fuerza el temor a equivocarnos. El miedo es el compañero de aquel que aspira a vivir conscientemente. Esto es así porque una vida basada en el aprendizaje implica que nunca sabes con lo que te vas a encontrar.

Lo que uno necesita aprender casi nunca es lo que uno creía que necesitaba. Cada paso es novedoso, pero al mismo tiempo incierto. No nos enseñan como aprender a confiar en nuestra propia verdad interior y actuar según ella, liberando y desarrollando así nuestra creatividad.

Con la llegada del año 2001 comienza un nuevo milenio que, con seguridad, nos traerá prosperidad, amor y paz, pero también nuevos problemas y dificultades. Vivir no está exento de problemas, pero la forma de afrontarlos establece la diferencia entre el éxito o el fracaso, el dolor o la paz. En este nuevo año mantente adaptable, abierto al aprendizaje e invierte en ti mismo. Usa tu tiempo en acciones útiles, que te beneficien. Esta es la auténtica llave del éxito perdurable.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria. 

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

 

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com