Escuela Europea de Feng Shui

El pasado mes de mayo (2002) se inició en Barcelona y Madrid la I Formación de Profesionales de Feng Shui impartida por Ángel García. Estas líneas son el breve resumen de unas jornadas llenas de alegría y aprendizaje. 

Una hora antes del inicio del curso ya comenzaron a llegar los primeros participantes. En el cielo, el sol de la mañana brilló con fuerza, tanto en Madrid como en Barcelona, anunciando unos días claros y despejados. Como en una antigua pintura china, el sol despejaba las nubes y ahuyentaba el frío que, en días anteriores, habían ocultado la recién llegada primavera. Todo un presagio de lo que serían las jornadas. La alegría, las risas en el reencuentro de viejos amigos inundaban el lugar, mientras los nuevos amigos, llegados de otros lugares, se presentaban. Personas procedentes de muchas partes, de las Islas Canarias, Galicia, Algeciras, Logroño, Zaragoza se unían a las de Barcelona y Madrid en un anhelo común: aprender Feng Shui. Atrás quedaban las entrevistas, la selección... por delante se abría un nuevo futuro, un universo pleno de energía y aprendizaje.

Durante dos días Ángel García, primero en Barcelona y luego en Madrid, comenzó a mostrar algunos de los secretos del Feng Shui. El Feng Shui no es un arte donde la improvisación tenga lugar, sin

o que sus beneficios nacen de secretas reglas, que deben ser cuidadosamente aplicadas a pesar de las dificultades que puedan presentar los espacios. De hecho, la maestría en el arte deviene de esa visión de la energía en movimiento que el maestro posee y transmite con ejemplos, ejercicios, preguntas, visualizaciones y reflexiones al alumno.

El linaje es el marco en el cual el Feng Shui se transmite, es por ello que el Feng Shui no puede ser aprendido sólo en los libros, incluso algunos de ellos contienen informaciones contradictorias y erróneas, resultado de la ignorancia, pero también de una época donde los emperadores chinos trataron de esconder sus secretos a través de ordenar escribir manuales con informaciones falsas. Por ello, el Feng Shui se aprende a través de una tradición oral, moldeando la conciencia del alumno, permitiéndole vivir el Chi y haciendo que este modifique su visión del mundo en que habita. Y así es como los recién llegados ya iniciados en Feng Shui en los cursos introductorios se sumergieron durante dos días  en la sabiduría del Bagua interno y externo iniciando su preparación en un programa que concluirá en diciembre.

La Escuela Europea de Feng Shui, cuyo objetivo primordial es preservar el Feng Shui en toda su pureza se complace en dar la bienvenida a esos futuros consultores animándoles a profundizar e impregnarse en el arte del cambio, del amor, la salud y la prosperidad, augurándoles mucho éxito en su camino. ¡Buen Chi para todos!  Agusti Ríos

Una hora antes del inicio del curso ya comenzaron a llegar los primeros participantes. En el cielo, el sol de la mañana brilló con fuerza, tanto en Madrid como en Barcelona, anunciando unos días claros y despejados. Como en una antigua pintura china, el sol despejaba las nubes y ahuyentaba el frío que, en días anteriores, habían ocultado la recién llegada primavera. Todo un presagio de lo que serían las jornadas. La alegría, las risas en el reencuentro de viejos amigos inundaban el lugar, mientras los nuevos amigos, llegados de otros lugares, se presentaban. Personas procedentes de muchas partes, de las Islas Canarias, Galicia, Algeciras, Logroño, Zaragoza se unían a las de Barcelona y Madrid en un anhelo común: aprender Feng Shui. Atrás quedaban las entrevistas, la selección... por delante se abría un nuevo futuro, un universo pleno de energía y aprendizaje.

Durante dos días Ángel García, primero en Barcelona y luego en Madrid, comenzó a mostrar algunos de los secretos del Feng Shui. El Feng Shui no es un arte donde la improvisación tenga lugar, sino que sus beneficios nacen de secretas reglas, que deben ser cuidadosamente aplicadas a pesar de las dificultades que puedan presentar los espacios. De hecho, la maestría en el arte deviene de esa visión de la energía en movimiento que el maestro posee y transmite con ejemplos, ejercicios, preguntas, visualizaciones y reflexiones al alumno.

El linaje es el marco en el cual el Feng Shui se transmite, es por ello que el Feng Shui no puede ser aprendido sólo en los libros, incluso algunos de ellos contienen informaciones contradictorias y erróneas, resultado de la ignorancia, pero también de una época donde los emperadores chinos trataron de esconder sus secretos a través de ordenar escribir manuales con informaciones falsas. Por ello, el Feng Shui se aprende a través de una tradición oral, moldeando la conciencia del alumno, permitiéndole vivir el Chi y haciendo que este modifique su visión del mundo en que habita. Y así es como los recién llegados ya iniciados en Feng Shui en los cursos introductorios se sumergieron durante dos días  en la sabiduría del Bagua interno y externo iniciando su preparación en un programa que concluirá en diciembre.

La Escuela Europea de Feng Shui, cuyo objetivo primordial es preservar el Feng Shui en toda su pureza se complace en dar la bienvenida a esos futuros consultores animándoles a profundizar e impregnarse en el arte del cambio, del amor, la salud y la prosperidad, augurándoles mucho éxito en su camino.

¡Buen Chi para todos! 

Agusti Ríos

 

La Escuela Europea de Feng Shui organiza el Programa de Formación de Consultores Profesionales de Feng Shui de España. Consultores evaluados por la escuela dan cursos de introducción al Feng Shui y realizan consultas en toda España.

Si desea más información puede consultar: www.fengshuieuropa.com o solicitarla a: info@fengshuieuropa.com o al teléfono 932 071 003