Estamos realmente en el año 2010 dC

Y con la llegada del año 2.010 conmemoramos el aniversario del nacimiento de Cristo. Pero, ¿sabemos realmente cuando nació Jesús? 

La posibilidad de la existencia de un error cronológico en la conmemoración del nacimiento de Cristo fue señalada por primera vez en 1613 por el astrónomo Johannes Kepler, quien encontró en los evangelios datos que podían cifrar su nacimiento con cierta exactitud. También historiadores, filósofos y religiosos afirman que el año 2000 de nuestro calendario corresponde en verdad al año 2005 ó 2006 después del nacimiento de Cristo. ¿Cómo ha sido posible tal error en el cómputo del tiempo? La razón de tal error se encuentra en el mismo origen de nuestro calendario. 

El año 532 d. C., año de la conversión del calendario, era en realidad el año 1286 después de la fundación de Roma, que era el marco referencial con el que se medía el paso del tiempo. Pero, en este año sucedió que un monje llamado Dionisio el Exiguo sugirió a la Iglesia la creación de un nuevo calendario, donde el nacimiento de Cristo substituyese en importancia al de la fundación de Roma. La idea fue rápidamente aceptada en gran parte debido a la falta de sentido que era contar el tiempo a partir de un evento relacionado con el imperio romano, cuando este ya se encontraba en decadencia y luchando contra las numerosas invasiones bárbaras ocurridas a partir del 476 d. C.

Los cálculos para fijar el inicio de la era cristiana fueron realizados por el propio Dionisio, que fue el encargado de preparar las tablas que indicasen las fechas de celebración de la pascua cristiana para los años siguientes. El año fijado para el nacimiento de Cristo fue considerado el año 1 de la era cristiana (no el año 0; posiblemente porque el número 0 no existía para la cultura latina) Dionisio determinó que el año 1 correspondía en verdad al año 754 después de la fundación de Roma. Pero Dionisio se equivocó en sus cálculos puesto que olvidó considerar el período en que el emperador Augusto gobernó bajo el nombre de Octavio.

Además, otros datos históricos que no encajaban con el nuevo calendario fueron olvidados; como, por ejemplo, el hecho de que Jesús nació bajo el reinado de Herodes y que fue llevado a Egipto para escapar de la matanza ordenada por este rey contra los niños menores de 2 años. Otro dato importante es que según el relato del historiador romano Flavius Josephus, Herodes murió en un mes en que hubo un eclipse lunar y el único eclipse lunar visible en Judea en aquella época, según los astrónomos ocurrió en el 4 a. C. Por lo que el nacimiento de Jesús tuvo que forzosamente suceder antes de la muerte de Herodes.

Dionisio El Exiguo

Otra referencia histórica que no encajaba con el nuevo calendario es la fecha del edicto promulgado por el emperador Augusto ordenando un censo de toda la población: "en aquellos tiempos apareción un decreto de César Augusto ordenando el censo de toda la tierra..." (Lucas II, 1-5). Sucedió que el censo más próximo a esa fecha ocurrió entre el año 4 ó 5 antes de Cristo. Considerando estos datos, la conclusión es que el nacimiento de Cristo tuvo que ser necesariamente seis o siete años antes de lo supuesto. En este caso el tercer milenio habría comenzado en 1994 ó 1995.

Porque conmemoramos la Navidad el 25 de diciembre

Si el año del nacimiento de Cristo es una incógnita podemos imaginar que el día de su nacimiento también lo es. La fecha para la conmemoración de la Navidad fue oficializada por la iglesia en el año 440 d. C. Antes de esta fecha los cristianos eran frecuentemente perseguidos por el poderoso Imperio Romano, no teniendo ningún poder político ni social. De hecho el cristianismo comenzó a ser relevante a partir del reinado de Constantino 

Sucedió que en 312 d. C. el emperador Constantino tuvo la visión de que vencería en una batalla si luchaba bajo el signo de la cruz, por lo que mandó grabar las dos primeras letras griegas del nombre de Cristo en el escudo de sus soldados y, habiendo salido victorioso de la batalla se volvió el más fuerte defensor del cristianismo, siendo el primer emperador que se convirtió al cristianismo, religión que pasó a adquirir gran poder e influencia. De esta forma Constantino consiguió el apoyo del enorme grupo de cristianos que vivían en los dominios de un imperio cada vez más debilitado por los problemas. Un año después en el 313 d. C., por medio de un documento llamado Edicto de Toleranrancia de Milán, el cristianismo fue oficialmente reconocido como una religión.

 

Antes de existir la celebración de la Navidad había en esta fecha una gran fiesta pagana dedicada a celebrar el inicio del invierno, festividad conocida como Saturnalia en homenaje al dios Saturno. Esta era una costumbre profundamente arraigada entre las tradiciones de los pueblos paganos. Ya existía, incluso en aquella época, la costumbre de ofrecer regalos a parientes y amigos y la de adornar árboles durante estas fechas. Las celebraciones del 25 de diciembre estaban enraizadas en tradiciones mucho más antiguas. Era una fiesta al dios Sol para los egipcios y los persas que conmemoraban el nacimiento de Mitra, su dios Sol.

OTRAS FECHA PARA LA CONMEMORACIÓN DEL NACIMIENTO DE CRISTO

En Oriente, o mejor, en la parte oriental del imperio Romano el nacimiento de Jesús fue inicialmente celebrado el 6 de enero, fecha que estaba asociada a otra festividad pagana. Conmemorar la Navidad en esta fecha tenía como objetivo suplantar la que se realizaba en el templo de Kore en Alejandría, en honor a la diosa virgen que daba luz al dios Aion.

En 194 d. C. Clemente de Alejandría propone para el nacimiento de Jesús el 19 de noviembre del año 3 a. C. en contraposición a otros que proponían que tal evento había ocurrido el 30 de mayo o el 19 ó 20 de abril. 

Más tarde en el 214 d. C. Epifanio propuso el día 20 de mayo. En estas propuestas existen confusiones entre la época de concepción y la del nacimiento. Pero todas ellas parecen concordar con la tradición de que Jesús había sido concebido en primavera y nacido a mediados de invierno.

Según los relatos de la Biblia el nacimiento de Jesús puede ser determinado en función al nacimiento de San Juan Bautista. Zacarías, el padre de Juan Bautista, fue sacerdote de Abías (Lucas I, 8) habiendo servido en el templo, en la sexta semana después de Pascua, semana anterior a Pentecostés.

Como todos los sacerdotes que servían durante la Pentecostés, Zacarías tenía que haber abandonado su casa en el décimo día del calendario israelita Sivan, o sea, el 12 de junio de nuestro calendario. Como su esposa Isabel concibió su hijo después de su retorno (Lucas I, 24) se concluye que Juan el Bautista tuvo que haber nacido 280 días más tarde, o sea, alrededor del día 27 de marzo. Lucas (I, 36) registra que Jesús es 6 meses más joven que Juan el Bautista, o sea, que el nacimiento de Jesús tuvo que haber ocurrido alrededor del mes de septiembre del siguiente año, o sea, entorno al año 7 a.C.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono (34) 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com