Feng Shui. Una antigua sabiduría para crear una vida en equilibrio.

Cuando Luisa Marino y su marido compraron en 2001 un Centro de Masajes en las afueras de Madrid tenían algunos problemas: La comunidad tenía una falsa idea sobre nuestro centro y el masaje en general. Para decirlo suavemente, el masaje no era bien visto como una alternativa viable al cuidado físico, era más una necesidad frente a un dolor que un elemento preventivo o de relajamiento. De hecho el centro nunca había tenido muchos beneficios con el anterior propietario desde su inauguración hace nueve años. –recuerda Luisa.

Utilizando los conocimientos adquirido en el curso Maestría en Abundancia y su experiencia en ventas el marido de Luisa creo una imagen corporativa que le diferenciaba claramente de la idea tradicional de lo que debe ser un Centro de Masajes, lo cual unido al buen trabajo que realizaban consiguió un aumento notable de la clientela, pero aún así faltaba un poco más. El negocio había mejorado pero faltaba un poco más. Es entonces que pensé que había que hacer algo diferente –recuerda Luisa. Un amigo había mencionado un método chino antiguo para realzar las energías en un ambiente llamado Feng Shui y decidí intentarlo.

Luisa llamó a un consultor de Feng Shui de la Escuela Europea que analizó el centro. Sugirió soluciones razonables como el cambio de lugar de algún mueble, nos indicó la necesidad de colocar un nuevo rótulo en la calle, la colocación de un espejo en una pared diferente del cuarto de baño y usar velas, flores y bolas del cristal en lugares estratégicos.

Aunque las sugerencias algunas parecían lógicas, pero otras no tanto, los resultados inmediatos nos asombraron. Nuestros clientes enseguida notaron una diferencia, comenzaron a preguntar lo que habíamos hecho, se sentían mucho mejor en el lugar. El aumento en nuestro rendimiento ha sido asombroso. De hecho, al año siguiente trabajamos el doble que el año anterior. Y en cuanto a nuestra aceptación en la comunidad puede decir que es total.

La historia de Luisa no es de ninguna manera una caso aislado. Casi medio mundo está descubriendo como ésta antigua filosofía China puede solucionar una multiplicidad de problemas personales y profesionales.Feng Shui ha sido llamado el arte chino de la colocación. Es un medio para equilibrar la energía o Chi creando espacios vivos y poderosos. Usando sencillas curas o soluciones sana nuestro hábitat aumentando el flujo del Chi positivo y reduciendo el negativo. Según el Feng Shui, la armonización de nuestro Chi personal con el Chi de nuestro ambiente nos pone en armonía con las fuerzas naturales dando lugar a una vida sana, feliz y próspera.

Los principios básicos de esta filosofía son absolutamente simples. Si la energía positiva puede recorrer con libertad un ambiente, entonces la gente que reside allí se beneficiará. Del mismo modo que un acupuntor modifica el flujo de la energía dentro del cuerpo de una persona y estimula puntos del estancamiento o reduce los canales sobre activados, el consultor de Feng Shui actúa sobre nuestros espacios, tanto de trabajo como familiares, haciendo reajustes, estimulando o reduciendo el flujo de la energía. Cuando el Chi circula correctamente experimentamos una sensación de bienestar, mientras que la salud y prosperidad aumentan en nuestra vida.

Usando color, materiales, formas y simbolismo, pero también bolas de cristal facetado, espejos, flores, muebles, fragancias y muchos otros artículos, el flujo del Chi puede ser alterado. Por ejemplo, si tenemos un techo de vigas oprimiendo, sin que ellas se den cuenta, a las personas que viven bajo él, lámparas y colores correctamente colocados pueden ayudar a remediar la situación. Por otra parte, si se enfrenta una pared al entrar en un edificio o una oficina, un espejo bien colocado puede ampliar el área y al mismo tiempo, proporcionar un sentido de esperanza y de horizontes ensanchados todos los que entren. Éstos y otras remedios son recomendados por el consultor de Feng Shui para crear el equilibrio y la armonía en el ambiente.

Todos hemos tenido la experiencia de entrar en un lugar y experimentar la inmediata sensación de comodidad o de falta de confort, tanto si es una casa grande como humilde. Esta sensación es creada por Feng Shui del lugar. De acuerdo al Feng Shui, cada edificio se puede dividir en áreas distintas que representan un aspecto diferente de la vida. Cada área debe tener un equilibrio sutil entre Yin -lo pesado, receptivo y frío en el ambiente- y el Yang –lo activo, ligero, caliente. Como también vemos en el I-Ching o El libro de las mutaciones hay ocho maneras básicas en las que estas energías se relacionan. Así tenemos ocho posiciones distintas dentro de cualquier lugar o espacio que se corresponden a las ocho combinaciones posibles entre Yin y Yang.

Este concepto toma forma material por medio del Bagua, una división en ocho partes con un centro que las aglutina, que se representa en forma octagonal o cuadrada, y que es un mapa de la energía del lugar. Y que se logra al sobreponer el bagua sobre el plano de cualquier hogar, oficina, edificio, sitio individual o habitación. Este mapa da las pistas sobre las mejores localizaciones dentro de un espacio para que correspondan a las diversas áreas de nuestra vida: abundancia, fama, amor y matrimonio, salud y familia, creatividad e hijos, saber y cultura, carrera profesional y personas útiles y viajes. El centro del Bagua representa la fuerza de la unificación del Tai Chi que equilibra el resto de áreas y también represente nuestra trascendencia.

Logrando el ajuste de una área cualquiera del bagua en el espacio físico del plano podemos lograr una mejora en el área correspondiente de nuestra vida. Por ejemplo, el cuarto de baño del Centro de Masajes de Luisa estaba en la zona de riqueza y prosperidad. Al hacer modificaciones en esta zona y usando nuevos colores, velas, flores y bolas de cristal, un espejo en un lugar diferente, permitió que el Chi ya no se escape y esto hizo una gran diferencia. Luisa dice: Desde que hicimos el Feng Shui nuestros ingresos han aumentado un 110% y continúan creciendo cada mes.

Hacer algo tan simple como poner una planta en el área de las relaciones, por ejemplo, puede realzar las relaciones en su vida, sean estas románticas, de negocio o con amigos. De la misma manera, un estudiante puede aplicar cierto color al área del conocimiento para mejorar en su concentración y con los exámenes.

Aunque Feng Shui puede parecer algo misterioso o metafísico, el sentido común y la lógica nos dicen que hay mucho de cierto en sus afirmaciones. Por ejemplo, si su hogar está en el punto de mira de un cruce en forma de T, su vida se sentirá desequilibrada por el exceso de energía emitida por los automóviles que se acercan frontalmente a su casa. La intersección no trae solamente exceso de Chi hasta su puerta, sino que siempre hay la posibilidad de que alguien no pare y se estrelle contra ella. Con los años esta localización puede causar problemas de salud. Una fuente, un árbol o un seto cuidadosamente colocado reducirán los efectos negativos de tal lugar.

Feng Shui es una mezcla ecléctica del buen sentido del diseño, de la sabiduría china y de la física que usada por un profesional competente, ofrece nuevos métodos de tratar las tensiones diarias y las luchas. Es una manera realzar su ambiente y aumentar su capacidad de consolidar y de mejorar su vida. En la Escuela Europea esta idea toma forma en la afirmación: Adaptar el Feng Shui a las persona y nunca las personas al Feng Shui.

Aplicar los beneficios del Feng Shui no significa que tu casa u oficina terminarán teniendo motivos chinos por doquier; por el contrario, la creatividad nos ayuda a seguir con la decoración que más nos guste: modernista, minimalista, rústica, oriental, etc. Los cambios se hacen de una forma tan sutil que casi son imperceptibles a la vista. Lo que sí se percibe son las sensaciones que provoca. El mejor feng shui es el que no se ve. Mejora tu ambiente para atraer lo que te hace falta, y con ello encontrarás efectos sorprendentes en tu vida con cosas maravillosas que quizá no habían pasado por tu mente.

En occidente hemos perdido el sentido de totalidad y pertenencia a un mundo regido por leyes naturales y nuestros hogares tienden a reflejar esta pérdida. La casa o el lugar de trabajo como extensión de nuestro ser son el reflejo de nuestro nivel de conciencia, reflejan nuestros problemas o virtudes. Actuando sobre la casa podemos elevar nuestro nivel de conciencia y resolver definitivamente nuestros problemas de amor, trabajo o familia. En nuestra civilización se ha perdido el respeto por nuestros alrededores, según lo evidenciado por la degradación extensa de nuestros ecosistemas. Nuestro planeta y nuestras vidas están en peligro en muchos niveles. Un antiguo proverbio chino dice: "Donde hay armonía en el hogar, allí existirá orden en la nación. Si hay orden en la nación, habrá paz en el mundo."

Quizás Feng Shui, con su mensaje simple de armonía y de paz, nos puede traer no solamente comodidad, amor, riqueza o paz a nuestra vida sino que nos puede ayudar a vivir en un mundo mejor.


Ángel García

Consultor en Feng Shui Esencial,  graduado por la Western School of Feng Shui de Estados Unidos y director de la Escuela Europea de Feng Shui. Realiza consultas en presencia o a distancia sobre plano en toda España. Cabe destacar que Ángel García ha realizado proyectos de Feng Shui para las principales empresas de nuestro país.

Ángel García atiende consultas en toda España. Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003