La sabiduría del Bomerang. Navidad 2006

Hace tres años tuvimos un sueño: levantar un nuevo parvulario en una zona marginal de la ciudad de Sao Paulo que diera acogida a 300 niños de la favela Vera Cruz. Hoy este sueño es casi una realidad y no sólo esto, sino que se ha transformado en un gran proyecto que permitirá dar educación, amor y un futuro digno a miles de niños.

Toda historia tiene unos inicios y el primer proyecto en el cual colaboramos fue en 1991 con el orfanato que Madre Teresa había creado en Calcuta. Al principio eran pequeñas aportaciones que se transformaban en más dinero al ser cambiados los dólares en rupias hindúes. Lo hacíamos porqué creíamos en el valor de la solidaridad, porqué nosotros teníamos mucho y era nuestra responsabilidad compartir una parte con los demás, porqué conocíamos la sabiduría del boomerang: Todo lo que das vuelve a ti multiplicado.

Fue un comenzar sencillo, dadas nuestras posibilidades hasta que surgió la idea de compartir esta idea con nuestros amigos y así sin casi darnos cuenta empezamos a organizar un acto al año para recaudar fondos para una entidad benéfica como la de Madre Teresa. Finalmente Madre Teresa dejo su cuerpo físico para entrar en la paz de la bienaventuranza pura y casi al mismo tiempo dejamos de viajar a India. Nos gustaba recaudar el dinero, juntarlo con nuestra aportación y depositarlo en la propia mano de Madre Teresa o de su colaboradora que respetuosamente permanecía a su lado. Pero cuando dejamos de ir a India tuvimos dudas sobre si el dinero que entregásemos llegaría íntegramente al orfelinato o iría menguando por el camino. Y así es como durante unos años nuestro donativo cambió de rumbo para ir a parar a la Fundación Intermón, para luego mudar de destino y llegar durante varios años al Padre Costa y su Fundación Acollida i Esperança, orientada a un colectivo muy marginal como eran en aquel tiempo los enfermos de Sida.

Hace tres años y como he contado en otras ocasiones tuvimos ocasión de conocer la inmensa tarea que el Servicio Social Perseverança realiza en Brasil, y decidimos que a partir de aquel momento nuestras mentes y nuestros corazones trabajarían por el bienestar de esos pequeñuelos.  Primero entregamos un pequeño donativo, luego otro y otro… Y con la ayuda de muchos amigos conseguimos que un viejo sueño comenzase ha hacerse realidad. Allí donde había terreno llano comenzó a haber cimientos. Donde no había nada subieron paredes y finalmente un techo para guarecerse de la intensa lluvia que ha menudo azota Sao Paulo. Casi sin darnos cuenta y con la ayuda de muchos, el milagro fue surgiendo. Y donde antes no había nada ahora un nuevo parvulario se alza.

 

La obra ha sido hecha pero aún falta tanto para terminarla. Aún no tenemos baños, las paredes sin rebozar, la instalación eléctrica por realizar, el mobiliario….Y luego cuando esté todo terminado y los niños trasladados a la nueva construcción, aún nos quedará reformar el antiguo parvulario, lo que permitirá acoger 300 niños más.

Sabemos que es un reto importante, que puede superarnos, pero estoy seguro que lo conseguiremos. En nuestras manos tenemos el poder de transformar la vida de cientos de niños y lo haremos. Amigos de Gran Canaria, de Córdoba, Madrid, La Rioja, País Vasco, Comunidad Valenciana, Cataluña entre otros lugares, nos hemos unido en esta gran misión. A fin de dar transparencia a nuestro trabajo fue constituida y aprobada la Fundación Privada Edulacia Mundi.

No deja de sorprenderme lo que el destino nos depara, lo que empezó siendo un sencillo acto de amor ha acabado convirtiéndose en una institución. Todo lo que das, acaba multiplicándose y retornando a nosotros. El logo de nuestra fundación es un Boomerang no en vano los diez euros que permiten que un niño viva un mes, se transformarán en riqueza, amor y sabiduría en nuestra vida.

Buscamos 100 personas con un gran corazón, búscanos cien personas que apoyen a un niño, que lo sostengan en su diario vivir, primero durante los años que están en el parvulario, luego en su paso por los núcleos de gente joven. 10€ al mes es muy poco dinero, casi nada para ti, pero con 10€ al mes un niño puede vivir, crecer, desarrollarse y convertirse en un adulto responsable y cualificado para un puesto de trabajo.

Quizás tienes la suerte de poder apoyar a dos niños, a tres. Que fortuna poder hacer tanto por ellos. Porqué no sólo ayudas a un niño sino a una familia, los padres asisten a reuniones en donde reciben formación orientada a encontrar un trabajo, reciben ayuda alimenticia, apoyo en las situaciones insalvables. 10€ euros al mes apartan a un niño del intenso tráfico de drogas, de las redadas de la policía, del vertedero de basuras en donde buscar el diario sustento. Con un gesto tan simple de solidaridad, cuanto puedes hacer.

En nuestra fundación todo el dinero recaudado es destinado íntegramente al mantenimiento de nuestros niños. No tenemos gastos de oficina, de teléfono, de imprenta. Todo es mantenido por empresas colaboradoras. Es por ello que con sólo 10€ hacemos posible el milagro de cambiar una vida.

Ayúdanos y sostiene un niño con tus manos. Como ya hacen otras personas a las cuales agradezco su gran corazón. Todo lo bueno que esparcimos por el mundo vuelve a nosotros multiplicado. Esta es la filosofía del Boomerang. Esta es nuestra misión.

Frederic Solergibert


Salud y Desarrollo Personal colabora con la Fundación Privada Educalia Mundi la cual desarrolla proyectos para la ayuda de niños y adolescentes en las favelas de Sao Paulo, Brasil.

Tu también puedes colaborar. www.educaliamundi.org