Llegar a buen puerto

La vida tiene dos reglas, decía Duke Ellington, la número uno: ¡Nunca te des por vencido!; La número dos: Recuerda siempre la regla número uno.

Si decides quedarte donde estás, parado y sin hacer nada, no conseguirás realizar tus objetivos. Y lo que es peor; vas a dejar de vivir toda una multitud de experiencias dichosas que sólo esperan a que les abras las puertas de tu corazón, al apartar el miedo de tu vida. La vida es simple, alegre, fantástica, sin embargo, muy corta. Es por ello, por lo que tenemos que vivir muy intensamente, para no arrepentirnos más tarde de aquello que no fue realizado.

La vida está constituida de momentos mágicos, y como sucede con la magia, las cosas ocurren en un determinado momento y no duran eternamente. Muchas personas creen que pueden dejar para mañana lo que hoy les parece muy difícil realizar. Siempre tienen una disculpa; a veces es el trabajo, otras la familia…, sin darse cuenta de que mañana puede ser demasiado tarde, puesto que existen momentos que, simplemente no vuelven.

Tampoco avanzamos cuando dejamos de felicitar a alguien que lo merece o cuando pensamos que alguien nos va a perjudicar. Es mejor creer en el apoyo que nos pueden ofrecer. Tenemos que evitar sacar conclusiones precipitadas de las cosas y mucho menos querer adivinar qué es lo qué pasa por la mente de los demás. Si tienes miedo al dolor de una reacción negativa ante una solicitud, hazte una pregunta bien simple: ¿Qué es peor? La verdad que derrama una lágrima, pero que te libera y te hace buscar nuevos objetivos, o la mentira, que simplemente te detiene y no te deja ir tras lo que anhelas.

¿Qué se gana con desear un trabajo con más responsabilidad, sin hacer nada por merecerlo? Debemos creer que podemos conseguir nuestros objetivos, pero también actuar para alcanzarlos. ¿Nos ayuda esperar que una fuerza milagrosa nos salve? Los milagros ciertamente existen, pero no aparecen solos, sino que se manifiestan des-de dentro de nosotros, desde nuestra mente y corazón.

En el diario vivir precisamos correr riesgos. Y a veces, con eso, tendemos a asustarnos. No sirve de nada querer planificar todo nuestro día, de tal manera, de que siempre estemos ocupados, de que no haya lugar para lo imprevisto. Siempre ocurrirá algo inesperado. A veces, el momento mágico está ahí, pero solo depende de ti dejar que suceda. Felicidad es vivir en una mente serena. Esta es, muchas veces, la conquista más elevada. Necesitamos tener un sueño, puesto que solo así la felicidad da sentido a la vida. Puedes vivir sufrimientos en medio del camino, -¿quién no los ha tenido?, pero al final, te alzarás, con mucho más fuerza y coraje para vivir y luchar por aquello que anhelas.

El que tiene miedo de enfrentar la realidad sufre mucho más, puesto que un día, más tarde o más temprano, despertará y descubrirá que su tiempo ya pasó. El mayor regalo que podemos hacernos es vivir el hoy, y si soñamos con un futuro mejor, empezar a construirlo hoy, en vez de esperar a mañana. Si no actuamos así, cuando el mañana llegue no nos tendrá nada nuevo reservado. Apenas un vacío que muchas veces es frío y repleto de soledad.

Es así como el resultado del estancamiento se transforma en remordimiento, resentimiento... y en la certeza de haber desperdiciado los momentos mágicos que la vida nos dio. Nuestros mayores, generalmente, no se arrepienten de aquello que hicieron, sino de aquello que dejaron de hacer. Por eso, no esperes que suceda para creer. Construye la base de tu futuro desde el ahora, y te enorgullecerás de haber hecho todo aquello que realmente deseaste. Y cuando en algunas ocasiones la llama de la esperanza mengüe hasta un simple titilar, avívala con todo lo que poseas para evitar que se apague. Es la Fe en nosotros y en nuestro feliz futuro lo que nos impulsa hacia delante en los momentos difíciles y nos permite llegar a buen puerto.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com