Miedo a ir a dormir

Es una cosa que va y viene; dice que, de repente, sin venir a cuento, le "empiezan mariposas en el estómago" y ya se acuesta con miedo. Es algo repentino, suele ser al caer de la tarde, y puede ocurrir mientras está viendo la TV, o mientras lee o está cenando. Te agradecería me dijeras si alguno de los ejercicios que nos enseñó Lair Ribeiro en el curso de Madrid podría ayudarla. Es una niña que tiene una imaginación que para mí la quisiera pero, claro, tiene sus desventajas, sobre todo con once años.

Te quedo agradecida por tu interés.

Un saludo cordial

Ana María Lizaran.

Encantado de poderte ser de alguna ayuda. Por lo que comentas el problema es sólo o especialmente al ir a dormir, lo que parece indicar que hay una relación directa. Si tienes claro que la causa es el hecho de ir a dormir, parece que la reacción nerviosa que me describes podría ser atribuible al momento en que tu hija "recuerda" que tendrá que irse a la cama. La reacción puede parecerte desproporcionada, pero, intenta imaginarte como te sientes tú antes de un viaje importante, una entrevista de trabajo o un examen. Cualquier ocasión que te produzca ansiedad. No tengo duda que estas reflexiones ya te las hecho tú, así que me gustaría preguntarte unas cuantas cosas:

  • ¿Desde cuando se han iniciado estos episodios?

  • ¿Hay algún cambio importante en su vida poco antes de que se iniciaran? Cambio negativo o positivo.

  • Cualquier posible origen de estrés: cambio de colegio, de profesores, de compañeros, cambios en la casa o el barrio...

  • ¿Tienes memoria de que hubiera tenido problemas con la oscuridad o el ir a dormir cuando era más pequeña o incluso un bebé?

  • ¿Puedes averiguar, -pregúntandole, si hay algún pensamiento que le dispare la sensación de "mariposas"?

Como ves intento trocear el problema con la idea de delimitar la causa. Independientemente, te aconsejaría lo siguiente:

  • Indícale a tu hija que te avise cuando se inicia el episodio.

  • Cuando manifieste tener la sensación, dile que tome una postura cómoda: sentada, tumbada, como le sea más fácil.

  • Dile que cierre los ojos y sienta la parte del cuerpo donde la sensación sea más clara.

  • Dile que sienta su respiración de forma natural, sin forzar.

  • Al cabo de unos instantes, dile que envíe/imagine que envía su respiración a la zona donde siente la sensación.

  • Que se quede con los ojos cerrados, sintiendo su cuerpo y su respiración unos instantes (no menos de 30 segundos, no más de 2 minutos)

  • Es normal que el proceso no funcione al 100% la primera vez, pero con cierta práctica se hace sumamente fácil.

También puede practicarlo en cualquier momento del día en que se siente especialmente nerviosa o agitada.

ES MUY IMPORTANTE que la niña no sienta forzada, ni obligada. Si rechaza el ejercicio no debe imponérsele, sino buscar otra técnica que le sea fácil.

Espero que te sirva de orientación.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono (34) 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com