Motivación en tiempos de crisis

Vivimos tiempos difíciles. Hace unos días un joven empresario me comentaba lo difícil que era seguir adelante, “mi vida se ha convertido en una carrera de obstáculos para pagar mis compromisos con el banco” –me decía. “A veces se me viene el mundo encima”, “No sé qué hacer”

La crisis es un asunto que tenemos que afrontar todos, la caída de la demanda es un factor que nos alcanza a todos, las empresas no disponen de efectivo y los puestos de trabajo disminuyen. Se vive bajo la amenaza del despido, de la pérdida del hogar o de la empresa en donde habíamos depositado nuestros sueños. La vida profesional se ha convertido en una especie de montaña rusa emocional, y a menos que tengamos una clara idea acerca de cómo manejar nuestras  emociones y mantenerse motivado en medio de la crisis, se van a tener dificultades para obtener éxito.

Esto es particularmente cierto en la actualidad, cuando muchas compañías reducen sus plantillas, cuando hay pocos empleos disponibles y la presión por los resultados es mayor que nunca. Comprendo la ansiedad de mi amigo. Es fácil perder la motivación y rendirse.
De todos modos, incluso cuando a nuestro alrededor todo parezca venirse abajo, esto no reduce nuestra obligación personal de hacer las cosas del mejor modo posible. Y eso significa que tenemos la responsabilidad de mantenernos motivados.

Es sorprendente la diferencia que puede significar en nuestra profesión unos pocos gramos de actitud. Puedes decirte a ti mismo: "Los negocios andan mal. Mis clientes están desesperados. Nadie quiere verme, nadie compra y cuando me reciben, es solamente para quejarse." O puedes decir lo opuesto: "Tengo buenas oportunidades. Mis clientes me necesitan más que

antes. Yo tengo soluciones para sus problemas. Es un buen momento para tener este trabajo."

Lo que quiero decir es que tu energía, tu entusiasmo y ambición son resultado de tus pensamientos. Y tú puedes controlar tus pensamientos

Tener éxito en tiempos difíciles depende en gran medida de nuestra motivación. Estar motivado requiere que nos hagamos cargo de nuestros pensamientos. En el centro de la cuestión de la motivación hay un par de creencias que tienes que aceptar si quiere estar motivado. Si no existe un compromiso con estas creencias, todas las técnicas y las tácticas para la auto-motivación son inútiles. Pueden servirte por un tiempo, pero luego se vienen abajo, dejándonos en peor estado cada día.

El primer principio es el siguiente: Tú tienes que creer que puedes hacer las cosas mejor de lo que las estás haciendo ahora.

El segundo principio es: Tienes que aceptar que es la responsabilidad por mejorar es tuya. Es tu responsabilidad..

Suena sencillo. Sin embargo, la mayor parte de las personas que he observado no comparten estas ideas. Peor, se han forjado el hábito de conseguir cientos de excusas para su situación. Parecen creer que lo que determina su éxito es la suerte, no sus acciones. O que el éxito es algo que les concierne a otros, no a ellos.

Otras personas creen que pueden alcanzar mayores niveles de éxito. Aceptan la idea, en el nivel intelectual. Aceptan el primero de los principios, pero nunca llevan a la práctica el segundo. Se conforman con su situación, sea cual sea, y permanecen en sus "zonas de confort". O le echan la culpa a su gerente, a la empresa, a la administración, al gobierno. O es culpa de vayas a saber quién.

Por lo tanto, lo primero que tienes que hacer es examinar tus creencias básicas. Si aceptas estos dos principios, tienes la llave para permanecer motivado.
Dicho esto, hay algunas técnicas específicas que puedes usar. Primero: Ten siempre un objetivo para el cuál trabajar. Puede ser una meta importante y/o urgente. Por ejemplo, llegar a comprar una casa nueva. Cuando trabajas para lograr algo, tus emociones del momento suelen quedar en un segundo plano frente al objetivo a alcanzar. Si tú estás tratando de mejorar la calidad de vida de tu familia, ¿qué importa el cansancio o la depresión?

Segundo: Introduce pensamientos positivos en tu mente. Elije la clase de pensamientos que desarrollas. Los sabios de todos los tiempos han establecido un principio fundamental: Tus acciones vienen de tus pensamientos. Y tú puede elegir tus pensamientos. Cambia tus pensamientos y cambiarán tus sentimientos. Cuando cambien tus sentimientos, cambiarán tus conductas. Y cuando cambien tus conductas, cambiarán tus resultados.

Tener éxito en épocas difíciles requiere hacerse cargo de la propia motivación. Este es el momento de dar el paso más importante para transformarse en un verdadero profesional.


Salud y Desarrollo Personal organiza poderosos cursos orientados a promover el  desarrollo personal, profesional y espiritual en diferentes ciudades de España.

También disponemos de un Área Terapéutica de acupuntura, homeopatia, medicina floral, psicoterapia y astrología psicológica.

Un mundo de posibilidades para ti. Información (34) 932 071 003