Rebelión en la granja

Primero fueron los cerdos, luego le siguieron los pollos, después las apacibles vacas se volvieron locas. ¡Atención, el corral está revuelto!

En Rebelión en la Granja, de George Orwell, el caballo Bóxer siempre tenía la misma respuesta a cualquier dificultad: “Trabajaré con mayor empeño”. Al principio, su bien intencionada diligencia inspiraba a todos, pero gradualmente su empeño comenzó a tener efectos sutiles y contraproducentes. Cuanto más trabajaba, más trabajo había. Bóxer ignoraba que los cerdos que manejaban la granja los estaban manipulando para su provecho. La diligencia de Bóxer ayudaba a impedir que los demás animales vieran lo que hacían los cerdos.

Estamos condicionados para ver la vida como una serie de hechos, y creemos que para cada hecho hay una causa obvia. La preocupación por los hechos domina nuestra vida: Lo que he hecho, lo que he ganado, lo que hace este o lo que haré mañana. Los medios informativos refuerzan el énfasis en los acontecimientos inmediatos. Si algo ocurrió hace dos días, ya deja de ser “noticia”. El énfasis en los hechos desemboca en explicaciones que pueden ser ciertas en alguna medida, pero que impiden ver los patrones más amplios que subyacen a los hechos e impiden comprender las causas de esos patrones y las posibles soluciones.

Nuestra fijación en el hoy forma parte de nuestro programa evolutivo. En el diseño de un cavernícola destinado a la supervivencia, la actitud para contemplar los ciclos cósmicos no podía ser un criterio primordial. Lo importante en aquella época era ver el ataque del animal saltando sobre tí y contraatacar con rapidez. Lo paradójico hoy en día es que las principales amenazas para nuestra supervivencia no vienen repentinamente, sino a través de procesos lentos y graduales que muy pocos perciben. Nuestro mundo se enfrenta a serios problemas: la carrera armamentista, la erosión del sistema educativo, la perdida del empleo o el deterioro ecológico donde lo que ocurre con las vacas, cerdos y pollos, quizás sólo es la punta de un iceberg y si nos sumergimos no sólo descubriremos vacas locas sino también alimentos transgénicos y multitud de pesticidas, colorantes y aditivos.

Ante tales problemas no nos sentimos preparados para responder y mucho menos para replantear opciones de vida. Se tiende a no pensar y a creer que “No comprando” el problema está resuelto, en vez de demandar soluciones a quienes deberían proporcionarlas. Ignoramos que con está actitud estamos creando un problema mayor al destruir todo un sistema de mercado. Y donde los perjudicados últimos seremos una vez más los consumidores finales, que con nuevos impuestos financiaremos la recuperación de un mercado en crisis.

Posiblemente no sabremos nunca quienes fueron los cerdos que manipularon nuestra granja, pero sí podemos extraer beneficios de estos errores. Los grandes ciclos son difíciles de comprender y por tanto es dificil aprender de ellos. Los problemas sociales son la expresión de los problemas individuales de las personas que componen la sociedad. Hoy día la globalización ha terminado con las fronteras creando una interrelación mundial. Lo que ocurre lejos de nuestros hogares nos afecta con rapidez.

En este siglo XXI necesitamos abrir nuestra mente a la comprensión global de los problemas y aunque esto puede parecerte difícil en un principio es posible realizarlo. Comienza a dirigir tu vida, comprométete contigo mismo, abre tu mente e indaga, saca tus propias conclusiones y compártelas con tus amigos aprendiendo con ellos. Participa en programas de desarrollo personal que ayuden a abrir tu mente a nuevas posibilidades. Con estas sencillas acciones tu conciencia se expandirá a un nivel de mayor comprensión que te permitirá maniobrar y adaptarte a un mundo en constante cambio.

Atención el corral está revuelto, pero no olvides que de todo siempre se puede aprender.


Frederic Solergibert Sorni

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta y Consultor. Autor de "Lo que no se ve" y Bajo el árbol amigo" libros publicados en España por Ediciones Urano.

Consultor en Astrología Psicológica. Consultas en Madrid, Barcelona y Gran Canaria.

Puedes concertar una cita al teléfono 932 071 003

Para cualquier pregunta puede ponerse en contacto a través de la siguiente dirección: frederic@servisalud.com