Reequilibrio Energético Integral

Una forma natural de estar siempre en plena forma y ayudar a los demás

Muchas enfermedades físicas tienen su origen en un desequilibrio anterior a nivel emocional o psicológico al que la persona, muchas veces, ni siquiera ha prestado atención. Esa debilidad en un nivel profundo puede provocar al cabo de unos días o semanas una alteración a nivel físico que puede desembocar en una enfermedad. El cansancio por exceso de trabajo o una presión excesiva; disgustos emocionales provocados por las relaciones personales en la pareja, la familia o el trabajo; problemas económicos; asuntos burocráticos que se prolongan; el stress de un despido, una mudanza o incluso una boda; todos pueden ser causa de una enfermedad que surgirá tan separada de su causa profunda que parecerá que no tiene nada que ver con ella. Atribuiremos el problema a la casualidad, al cambio de estación o los virus, pero su origen está en la ausencia de un equilibrio en la energía de nuestro cuerpo.

Esta energía vital es conocida hace miles de años como un elemento imprescindible para una vida sana. Así, en diversas culturas ha recibido distintos nombres: los chinos la llaman Chi, los hindúes Prana y en las culturas chamánicas y animistas desde Sudamérica a Australasia la denominan Espíritu. Solo en nuestro mundo occidental ha tiene tan poco papel que no tiene, ni siquiera, un nombre específico: la conocemos como energía. Pero si que notamos cuando está presente y cuando no.

Cuando estamos vitales y alegres decimos “estoy lleno de energía”. Cuando nos encontramos mal, decimos “estoy bajo, me fallan las pilas”. Y podemos añadir: “A ver si me voy al campo a cargarme” ¿Qué mecanismo es ese que precisa cargarse en contacto con la naturaleza? ¿Es preciso irse al mar o la montaña para renovarlo o hay otras maneras de lograrlo? Existen sistemas naturales de antigua tradición para recargarse y mantener ese nivel siempre alto. Basta con aprender a entrar en contacto con esa fuente inagotable de energía que no está fuera, como podríamos creer, sino dentro de nosotros mismos.

Pero en nuestra cultura todos los temas que tengan que ver con lo intangible, con aquello que no se puede tocar físicamente se ha asociado a través de los años con elementos extraños, ceremonias extravagantes y personajes peculiares. Se convierten en cosas raras, válidas sólo para personas sugestionables o ingenuas. Pero, al pensar de esta forma, estamos dejando de usar mecanismos muy poderosos de curación que están, también en Europa, al alcance de todo aquel que desee utilizarlos.

Desde hace más de 15 años en España, se practica una de estas técnicas para curar y curarse. Reequilibrio Energético Integral usa esa “energía vital” para conseguir que las personas activen sus mecanismos de curación de forma natural y espontánea con resultados sorprendentes por su rapidez y eficacia.

Aprender a restaurar los mecanismos internos que regulan la salud y la enfermedad es sumamente fácil si se tiene acceso a la fuente. Y eso es justamente lo que hace Reequilibrio Energético Integral: permite el contacto y reconducción de la energía fundamental que está bajo todos los procesos de la vida diaria, no sólo salud y enfermedad, sino también alegría, depresión, entusiasmo, vitalidad, optimismo... Permite acceder a un nivel profundo de descanso equivalente a varias horas de sueño profundo, permitiendo que en unos pocos minutos la persona quede regenerada, con el cuerpo muy descansado y la mente despierta.

Para lograrlo basta un entrenamiento básico al alcance de cualquier persona en apenas 20 horas de curso. No precisa dotes especiales, ni conocimientos previos, ni siquiera fe. Es una técnica ajena a creencias filosóficas o religiosas. Es suficiente con tener afán por aprender y ganas de compartirlo. Se practica las maneras de reconocer la energía usando las manos, pero sin tocar físicamente y el protocolo – el sistema estándar de trabajo- para poder diagnosticar y reequilibrar todo tipo de desequilibrios a nivel físico, mental y emocional. Una vez aprendido puede usarse para uno mismo o para los demás: familiares, amigos.

Los resultados concretos van desde la desaparición de dolores de cabeza o espalda, a la mejora importante enfermedades crónicas como reuma, artrosis, diabetes. También es aplicable en estados de depresión, desánimo, ataques de angustia o pérdidas emocionales dolorosas. Lo sorprendente es que la mejoría no depende de que la persona ayude conscientemente o crea en el proceso: los bebes de meses curan al aplicárseles aún más rápido que los adultos. Los efectos son notables desde la primera sesión de trabajo y, en ocasiones, es suficiente con una sola, pero los resultados mejores se dan tras cuatro encuentros.

Todo aquel interesado en aprender tiene una oportunidad excepcional al iniciarse un nuevo ciclo de aprendizaje.


Salud y Desarrollo Personal organiza poderosos cursos orientados a promover el  desarrollo personal, profesional y espiritual en diferentes ciudades de España. 

También área terapéutica con Acupuntura, Homeopatía, Medicina Floral, Psicoterapia y Astrología Psicológica.

Información (34) 932 071 003