Noticias: relatos

  • 01/04/2003 - 11:26
    En la India es bien conocida esta historia protagonizada por Nasrudín y que a continuación relato. El padre de Nasrudín era el cuidador de un santuario muy célebre y visitado por una extraordinaria cantidad de fieles. Acudían a él toda suerte de devotos para rendir culto. Se había hecho muy famoso. A lo largo de los años, tanto había escuchado Nasrudín hablar sobre las verdades espirituales, que él mismo se propuso viajar y...
  • 01/03/2003 - 10:41
    ¿Por que  hay personas que fácilmente resuelven los problemas más complicados, mientras que otras sufren por problemas muy pequeños, pareciendo ahogarse en un vaso de agua, preguntó un discípulo a su maestro? El maestro le contó esta  historia. Érase una persona que vivió excepcionalmente toda su vida, equilibrando el amor que naturalmente sentía hacia sí mismo, con el ser útil a los demás....
  • 01/02/2003 - 11:19
    Había una vez un niño pequeño que quería conocer a Dios. Como sabía que el viaje hasta Su casa sería largo, puso en la mochila varios paquetes de galletas, y una botella de gaseosa. Así inició la marcha. Después de caminar un rato entró en el parque, vio a una anciana que estaba sentada en un banco, bajo un gran árbol, contemplando a algunos pajaritos. El niño se sentó junto a ella y abrió la mochila....
  • 01/01/2003 - 10:34
    Llamaron a mi puerta un día cualquiera que estaba ocupado haciendo mil cosas. Era un niño de siete u ocho años, iba cubierto con una cazadora vieja y a decir verdad, no muy limpia. - ¿Tienes periódicos viejos? me preguntó. Yo estaba muy ocupado. Iba a decirle que no... pero le miré los pies. Calzaba unas sandalias y unos calcetines empapados por la lluvia. - Pasa. Me sorprendí diciéndole. Si quieres, te prepararé una taza de...
  • 04/12/2002 - 11:15
    En un oasis escondido entre los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba el viejo Eliahu de rodillas, a un costado de algunas palmeras datileras. Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis a abrevar sus camellos y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena. ¿Qué tal anciano? La paz sea contigo. Y contigo -contestó Eliahu sin dejar su tarea. ¿Qué haces aquí, con esta temperatura, y esa pala en...
  • 04/11/2002 - 10:20
    Hace mucho tiempo vivía en Benarés un gran santo, conocido por su capacidad de poder hablar con la Madre Divina. Levitando, pasaba largas horas absorto en profunda meditación, mientras su cuerpo irradiaba una cálida luminosidad. En cierta ocasión se le acercó un joven discípulo y esperando respetuosamente que el maestro bajase de su estado de elevación, finalmente le preguntó. -Maestro, he sido informado de que tiene el poder de conversar...
  • 05/10/2002 - 10:38
    Érase una vez una mujer cuyo carácter amargaba a todos los que vivían a su alrededor. Siempre malhumorada maltrataba a su familia en todos los modos posibles. Carente de afecto trataba de imponer su criterio gobernando los asuntos de la casa con total falta de flexibilidad. Un día su marido casando de tanta imposición se fue. La mujer entristecida y avergonzada por la ausencia de su marido fue a buscar el consejo de un hombre verdaderamente santo. Llamó a su...
  • 05/06/2002 - 20:59
    Los años pasaron y el gran maestro, aquel que, con palabras de sabiduría, había iluminado el corazón de sus discípulos envejeció. Las blancas canas cubrían sus sienes, y a pesar de que su caminar aún era firme, su mirada reflejaba claramente el océano de eternidad hacia el cual su cuerpo lenta, pero inexorablemente se disolvía. -Soy pobre y débil, -dijo un día a sus discípulos, -pero vosotros sois jóvenes...
  • 04/05/2002 - 10:30
    Había una vez una hembra de pato que puso cuatro huevos. Mientras los empollaba, un zorro atacó el nido, la mató y se la llevó. Pero no se comió los huevos antes de huir, y así fue que estos quedaron abandonados en el nido. Sucedió que una gallina clueca pasó por allí y encontró el nido abandonado. Siguiendo su instinto y sin pensar se sentó sobre los huevos para empollarlos. Poco después nacieron los patitos y, como...
  • 04/04/2002 - 20:52
    En cierta ocasión un discípulo se acercó a su maestro y le dijo: -Maestro, me siento tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada. A menudo me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro, sin mirarlo, le dijo: -Cuánto lo siento, muchacho pero no puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mí propio problema. Quizá...