Seminario de Desarrollo Espiritual. Una opinión

El pasado mes de octubre Frederic Solergibert realizó por segunda vez en Gran Canaria el Seminario de Desarrollo Espiritual, un nuevo curso, nunca realizado anteriormente que fue sumamente esclarecedor, desbordando todas las previsiones de capacidad  y expectativas.

Tome la decisión de inscribirme al curso sin saber muy bien el porqué. Había escuchado unos días antes a Frederic Solergibert en una conferencia en la Asociación de Autoayuda y al oírle hablar quedé impactada. Al terminar la charla, tenía la impresión que muchas cosas que daba como ciertas, probablemente porque necesitaba creer en ellas, se habían venido abajo.

El curso ha resultado ser la experiencia más clarificadora de mi vida. Confieso que he hecho muchos cursos, algunos los he considerado muy útiles y otros un engaño. Pero lo que jamás podía haberme imaginado es lo que allí viví. No era un curso sobre chakras, como, no sé porqué imaginaba, de hecho, ni tan siquiera se mencionó la palabra, sino más bien un compendio de todo aquello que una persona necesita conocer para caminar por la vida.

Para mí, todo el contenido del curso resultó sumamente interesante. Comenzamos por la mañana analizando la naturaleza del mal. Anoté una frase muy esclarecedora para mí: “Es difícil comprender el proceso espiritual, si no existe una comprensión del porqué existe el mal y el porqué del sufrimiento... si no comprendemos porqué existe el dolor, sobre todo aquel que a menudo es considerado injusto; como el de los niños que nacen con una enfermedad mortal o que les conllevará a vivir una existencia de dolor. Es muy difícil que podamos crecer espiritualmente”

También me pareció fascinante el desarrollo que Frederic hizo de la ordenación de la vida más allá de la muerte. Del papel de nuestros guías cuando morimos y abandonamos el cuerpo y de tantos y tantos temas que fueron desgranándose a lo largo del día. Todo ello combinando conocimiento intelectual con periodos  de meditación, de reflexión y como no, también de alegría. Momentos de seriedad, de alguna que otra lágrima, con momentos de regocijo, en donde nos transportábamos a la infancia, tarareando aquellas canciones de nuestra infancia, a las que nos uníamos todo el grupo, sin pensarlo dos veces, y que nos sumergían en el juguetón recuerdo de nuestra niñez, mientras Frederic proseguía el curso recordándonos las palabras de Yogananda: “Dios es siempre renovado Gozo, alegría infinita. Hay que reír y reírse mucho de uno.”

Frederic, en este curso, combina el conocimiento intelectual, inteligentemente desarrollado, dentro de una impecable estructura lógica, con la potencialidad de canalizar a entidades altamente espirituales, llenas de luz, que usan su cuerpo y nos transmiten a través de sus palabras un mensaje de renovación espiritual. Todo ello sin pompa ni ceremonia, con sorprendente facilidad, provocando no sólo la reflexión profunda, sino también despertando nuestra alma, regenerando nuestros sentimientos y dando nuevos sentidos a nuestra vida.

No puedo dejar de escribir estas líneas sin antes invitar a todos aquellos, que de buen corazón buscan el camino de la liberación espiritual. Sin duda, a esta experiencia, a este curso, no pueden faltar.

Gracias Frederic por estar, por continuar viniendo a nuestra isla y por todo cuantos nos das.


El Seminario de Desarrollo Espiritual es un curso completamente nuevo. Hasta ahora sólo se ha impartido en Gran Canaria. Frederic Solergibert impartirá próximamente este seminario en los siguientes lugares.

Madrid: Sábado 21 de enero 2012.

Gran Canaria: Sábado 4 de Febrero 2012

Barcelona: Sábado 25 de Febrero 2012