Frederic Solergibert

El poder de los miedos. Parte 2ª

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> Las palabras en sus diversos significados trazan un camino de sabidur&iacute;a, nos muestran el equilibrio a un tiempo precario, un destello que permite la metamorfosis, la resoluci&oacute;n del conflicto.</p> <p class="rtejustify"> La palabra &ldquo;Valor&rdquo; es sin&oacute;nimo de valent&iacute;a, la cualidad que nos impulsa a continuar hacia adelante en los momentos dif&iacute;ciles, pero tambi&eacute;n significa el precio que damos a las cosas.&nbsp; &ldquo;Val&iacute;a personal&rdquo; es la escala en la que nos valoramos a nosotros mismos.</p>

Las palabras en sus diversos significados trazan un camino de sabiduría, nos muestran el equilibrio a un tiempo precario, un destello que permite la metamorfosis, la resolución del conflicto.

La palabra “Valor” es sinónimo de valentía, la cualidad que nos impulsa a continuar hacia adelante en los momentos difíciles, pero también significa el precio que damos a las cosas.  “Valía personal” es la escala en la que nos valoramos a nosotros mismos.

La sabiduría del Bomerang. Navidad 2006

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> Hace tres a&ntilde;os tuvimos un sue&ntilde;o: levantar un nuevo parvulario en una zona marginal de la ciudad de Sao Paulo que diera acogida a 300 ni&ntilde;os de la favela Vera Cruz. Hoy este sue&ntilde;o es casi una realidad y no s&oacute;lo esto, sino que se ha transformado en un gran proyecto que permitir&aacute; dar educaci&oacute;n, amor y un futuro digno a miles de ni&ntilde;os.</p> <p class="rtejustify"> Toda historia tiene unos inicios y el primer proyecto en el cual colaboramos fue en 1991 con el orfanato que Madre Teresa hab&iacute;a creado en&nbsp;Calcuta.</p>

Hace tres años tuvimos un sueño: levantar un nuevo parvulario en una zona marginal de la ciudad de Sao Paulo que diera acogida a 300 niños de la favela Vera Cruz. Hoy este sueño es casi una realidad y no sólo esto, sino que se ha transformado en un gran proyecto que permitirá dar educación, amor y un futuro digno a miles de niños.

El poder de los miedos. Parte 1ª

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p> Es alto el precio que uno paga por andar asustado en la vida. Aguantas mala compa&ntilde;&iacute;a por el miedo a la soledad; soportas un mal trabajo por el miedo al cambio; dejas que tus amigos te critiquen abiertamente por el miedo a imponer tus ideas y quedarte solo... El miedo es un c&iacute;rculo vicioso terrible.</p> <p class="rtejustify"> El miedo es poderoso. Te deja helado, te ancla y no te deja reaccionar. Pero el miedo&nbsp;es la forma m&aacute;s com&uacute;n de organizaci&oacute;n de nuestro cerebro. Es un esquema org&aacute;nico de supervivencia. No es, en principio, nada anormal sino m&aacute;s bien lo normal en el ser humano que tiene que adaptarse al medio en el que vive. Por lo que el miedo es algo absolutamente natural. Algo que hace para el ser vivo una herramienta de autoprotecci&oacute;n dado que todo el entorno le es hostil desde que nace.</p>

Es alto el precio que uno paga por andar asustado en la vida. Aguantas mala compañía por el miedo a la soledad; soportas un mal trabajo por el miedo al cambio; dejas que tus amigos te critiquen abiertamente por el miedo a imponer tus ideas y quedarte solo... El miedo es un círculo vicioso terrible.

El arte de la oportunidad

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p> No se obtiene beneficio alguno soltando las riendas de nuestros asuntos y adapt&aacute;ndonos a lo que la vida nos quiera traer. En cierta medida tenemos la responsabilidad de dirigir nuestro tiempo de vida hacia el logro de nuestras aspiraciones, de lo contrario nos convertiremos en victimas de las circunstancia.</p> <p class="rtejustify"> Ciertamente no podemos adelantar la salida del sol ni pagar para que haya luna llena. EL invierno sabe exactamente cuando convertirse en primavera y nada puede convencer a las flores para que nazcan antes de tiempo. A medida que avanzamos en la vida, debemos aceptar que todo suceder&aacute; cuando se supone que suceda. Aceptar este principio nos ense&ntilde;a a ser pacientes, algo que es fundamental a la hora de saber aprovechar las oportunidades.</p>

No se obtiene beneficio alguno soltando las riendas de nuestros asuntos y adaptándonos a lo que la vida nos quiera traer. En cierta medida tenemos la responsabilidad de dirigir nuestro tiempo de vida hacia el logro de nuestras aspiraciones, de lo contrario nos convertiremos en victimas de las circunstancia.

La lección del elefante

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p> Todos hemos quedado admirados, cuando vamos al circo y contemplamos como estos grandes y fuertes animales se dejan dominar, realizando grandes proezas para luego permanecer quietos, atados a una peque&ntilde;a cadena.&nbsp;</p> <p class="rtejustify"> Durante el espect&aacute;culo, el enorme animal hace demostraciones de peso, tama&ntilde;o y fuerza. Levantando enormes pesos, arrastrando enormes troncos y hasta un vag&oacute;n de tren. Pero despu&eacute;s de su actuaci&oacute;n y hasta un segundo antes de entrar en escena el elefante queda prisionero, quieto, atado, sujetado solamente por una cadena que le ata a una peque&ntilde;a estaca, sujeta su pata trasera.</p>

Todos hemos quedado admirados, cuando vamos al circo y contemplamos como estos grandes y fuertes animales se dejan dominar, realizando grandes proezas para luego permanecer quietos, atados a una pequeña cadena.

Los beneficios de la verdad

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> Decir la verdad produce un mejor estado de salud al mismo tiempo que nos da mayor seguridad personal y confiere poder a nuestras palabras. Bertolt Brecht dec&iacute;a que la verdad tiene un tono y que era nuestro deber encontrarlo, hacer nuestro ese tono.</p> <p class="rtejustify"> Recuerdas la &uacute;ltima vez que te sentiste culpable por qu&eacute; pensaste que ten&iacute;as que mentirle a alguien muy querido?</p> <p class="rtejustify"> El simple hecho de pensar en ello, si la mentira es importante, ya puede generar en nuestro organismo algo de ansiedad. De hecho, sabemos que mentir produce cambios en nuestro cuerpo, como son el aumento de la presi&oacute;n sangu&iacute;nea, la disminuci&oacute;n de la resistencia el&eacute;ctrica de la piel, el aumento del ritmo respiratorio o cambios en el ritmo cardiaco. Estos cambios fisiol&oacute;gicos, manifestaciones de nuestros estados de &aacute;nimo, est&aacute;n en la base del uso del detector de mentiras. Un aparato que mide los cambios que se producen en nuestro cuerpo, mientras una persona est&aacute; relajada, contestando a una diversidad de preguntas, tanto inocentes como de gran importancia.</p>

Decir la verdad produce un mejor estado de salud al mismo tiempo que nos da mayor seguridad personal y confiere poder a nuestras palabras. Bertolt Brecht decía que la verdad tiene un tono y que era nuestro deber encontrarlo, hacer nuestro ese tono.

Recuerdas la última vez que te sentiste culpable por qué pensaste que tenías que mentirle a alguien muy querido?

Llegar a buen puerto

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> La vida tiene dos reglas, dec&iacute;a Duke Ellington, la n&uacute;mero uno: &iexcl;Nunca te des por vencido!; La n&uacute;mero dos: Recuerda siempre la regla n&uacute;mero uno.</p> <p class="rtejustify"> Si decides quedarte donde est&aacute;s, parado y sin hacer nada, no conseguir&aacute;s realizar tus objetivos. Y lo que es peor; vas a dejar de vivir toda una multitud de experiencias dichosas que s&oacute;lo esperan a que les abras las puertas de tu coraz&oacute;n, al apartar el miedo de tu vida. La vida es simple, alegre, fant&aacute;stica, sin embargo, muy corta. Es por ello, por lo que tenemos que vivir muy intensamente, para no arrepentirnos m&aacute;s tarde de aquello que no fue realizado.</p>

La vida tiene dos reglas, decía Duke Ellington, la número uno: ¡Nunca te des por vencido!; La número dos: Recuerda siempre la regla número uno.

La humildad de ser uno mismo

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> &iquest;Haz notado alguna vez que mientras m&aacute;s tratas de hacer, menos haces? Hacer es un ejercicio intelectual, cuanto m&aacute;s valor le damos al intelecto m&aacute;s pensamos en lo que debemos hacer, en que esperan los dem&aacute;s que hagamos. La clave para vivir en el amor es dejar de hacer para comenzar a ser.</p> <p class="rtejustify"> Cuentan que una vez un disc&iacute;pulo acudi&oacute; a un Maestro que se encontraba sentado en un hermoso jard&iacute;n. El disc&iacute;pulo se sent&oacute; cerca del Maestro. Sentarse directamente enfrente a un Maestro no es respetuoso. Se sent&oacute; en un lado, cruz&oacute; las piernas y cerr&oacute; los ojos. Al cabo de un buen rato el Maestro pregunto: &quot;&iquest;Qu&eacute; est&aacute;s haciendo?&quot; El disc&iacute;pulo abri&oacute; los ojos y respondi&oacute;. &quot;Maestro, trato de alcanzar la conciencia c&oacute;smica, el samadhi&quot;, cerrando los ojos de nuevo...&nbsp;</p>

¿Haz notado alguna vez que mientras más tratas de hacer, menos haces? Hacer es un ejercicio intelectual, cuanto más valor le damos al intelecto más pensamos en lo que debemos hacer, en que esperan los demás que hagamos. La clave para vivir en el amor es dejar de hacer para comenzar a ser.

El amor y sus circunstancias

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> Cuentan que el dios romano Cupido ten&iacute;a dos clases de flechas, unas de oro que inspiran la pasi&oacute;n y otras de plata que incitaban el odio. A los enamorados lanzaba sus flechas plateadas, mientras a los que se mostraban indiferentes les lanzaba doradas. Con tales desencuentros se divert&iacute;a el dios del amor.</p> <p class="rtejustify"> Las separaciones son inevitables en nuestra vida. Al nacer, nuestros padres nos acogieron, nos cuidaron y educaron, viviendo en el seno de una familia. Pero a pesar del apoyo y amor de nuestra familia, el crecimiento nos conduce a trav&eacute;s de un camino de independencia, que a veces acaba transform&aacute;ndose en soledad o en necesidad de encontrar a alguien que nos ame, nos comprenda y corresponda a nuestras ansias de amor.</p>

Cuentan que el dios romano Cupido tenía dos clases de flechas, unas de oro que inspiran la pasión y otras de plata que incitaban el odio. A los enamorados lanzaba sus flechas plateadas, mientras a los que se mostraban indiferentes les lanzaba doradas. Con tales desencuentros se divertía el dios del amor. 

Ser o estar feliz

Imagen de la noticia: 
Resumen de la noticia: 
<p class="rtejustify"> Si todo en la vida es relativo, relativa tambi&eacute;n es la idea que cada uno hace de la felicidad. Para unos, felicidad es dinero en el bolsillo, cerveza en la nevera, ropa nueva en el armario. Para otros la felicidad representa el &eacute;xito, la carrera brillante, el simple hecho de sentirse importante. Para otros muchos, ser feliz es conocer el mundo, tener un conocimiento profundo de las cosas de la tierra y del aire. Pero para m&iacute;, ser feliz es diferente, ser feliz es ser capaz de sentirme en paz independientemente de la situaci&oacute;n que est&eacute; viviendo.</p> <p class="rtejustify"> A&ntilde;os atr&aacute;s una madre que hab&iacute;a perdido repentinamente a su hija me dec&iacute;a: Cuando muri&oacute; mi hija pens&eacute; que nunca m&aacute;s iba a poder ser feliz; me hund&iacute; en el m&aacute;s profundo desconsuelo y pasaba los d&iacute;as llorando, reproch&aacute;ndome y culp&aacute;ndome, por no haber pasado m&aacute;s tiempo con ella o por haberla educado demasiado severamente&hellip; Me encerr&eacute; en casa aferr&aacute;ndome al dolor. La &uacute;ltima experiencia compartida hab&iacute;a sido el dolor de su muerte y cre&iacute;a que asi&eacute;ndome al dolor en alg&uacute;n modo reten&iacute;a a mi hija a mi lado. Los a&ntilde;os han pasado y ahora cinco a&ntilde;os despu&eacute;s sigo pensando que nunca voy a ser feliz. Pero he descubierto que puedo&nbsp;estar&nbsp;feliz. Me he dado cuenta que yo tengo otros hijos y un marido y una madre y muchos amigos&hellip;.&nbsp;</p>

Distribuir contenido