India del sur, Agosto 2005

RECUERDOS DE INDIA DEL SUR

Se dice que India te gusta o no te gusta, pero que nunca te deja indiferente. Después de nuestro viaje del pasado mes de agosto me atrevería a retocar en parte esta afirmación. Ahora pienso que gustará a aquellos que sepan disfrutar de nuevas experiencias y que tengan unos buenos compañeros con quien compartirlas. Así nos sucedió a nosotros.

Existen lugares para ver y lugares para sentir. Europa es visual, Oriente es sensitivo. Así cuando nos embarcamos a nuestro viaje al Sur de India ya esperábamos la intensidad de una cultura muy diferente pero, como algunas veces sucede, la realidad supera cualquier idea que puedas hacerte.

Tan sólo aterrizar en el aeropuerto de Trinvandrum, situado en el extremo sur del sub-continente indio, junto al Cabo Comorín, nuestros esquemas mentales fueron rotos. Aquello no se parecía en nada a los áridos paisajes que todos hemos visto en fotos o en reportajes de televisión. El paisaje se revelaba frente a nosotros como una selva de palmeras y exuberante vegetación. Las lluvias habían ya amainado pero su rastro dejaba frente a nuestros ojos una verdor indescriptible.

Observábamos por las ventanas del autocar el trajín con las maletas hasta que este se puso en marcha. Creo que en aquel momento todos nos dimos cuenta de golpe que habíamos llegado no a otro país, sino a un lugar donde las cosas se hacen “diferente”. La serpenteante carretera que nos conducía a nuestro hotel se convertía en una carrera de obstáculos que nuestro diestro conductor esquivaba con precisión matemática. Bicicletas, camiones, animales y cientos de personas conviven en la carretera, es parte de la vida en India,el ir de un lado a otro. Detenerte es no avanzar. Después del impacto inicial del tráfico todos nos acostumbramos a esta forma de conducir que, como alguien dijo una vez es un “caos funcional”. Contemplar los maravillosos paisajes que el sur nos ofrecía era más importante que una peculiar forma de conducir.

Iniciamos nuestro recorrido en plena naturaleza, junto a la preciosa reserva natural de Periyar. Los animales fueron vergonzosos y fueron difíciles de ver pero el paseo en barca por el lago a primera hora de la mañana fue de gran belleza. Nutridos por el esplendor natural nos adentramos en la cultura del sur. Nuestra ruta nos llevó a visitar templos, muchos templos, el cual más atrayente que el anterior. Cada ciudad que visitábamos nos ofrecía una combinación de arte y vida difícil de encontrar en el mundo.

En el sur de India los templos no son considerados, como en occidente, monumentos artísticos. Para los hindúes es más importante el templo como lugar de culto que como expresión artística. Muchos de ellos son espectaculares construcciones de entre los siglos XIII y XV, autenticas joyas de la arquitectura y, principalmente de los relieves en piedra, pero esto no implica que los rituales no sigan celebrándose como hace miles de años. Es difícil de explicar como es un templo hinduista ya que escapa de nuestra concepción; un templo no es sólo un edificio, sino una ciudad amurallada en cuyo interior hay calles, tiendas, personas que viven allí y devotos, miles de devotos que cada día ofrecen sus ofrendas a los dioses. Familias enteras que se desplazan a hacer sus plegarias, peregrinaciones con cientos de fieles venidos de todas partes del país se mezclan con vendedores de flores y muchos niños que se acercan a los pocos extranjeros que visitamos el lugar.

Porque la vida en el sur de India sigue aún su ritmo; no se ha visto invadida por los grupos turísticos masivos que invariablemente rompen las tradiciones más ancestrales y cambian el carácter de las personas. Me pregunto, ¿por qué un lugar tan bello no ha sido descubierto? Más que buscar respuesta, prefiero rogar que así se mantenga durante todo el tiempo posible, vivo, inocente y abierto a aquellas personas que sepan disfrutar de ello sin amenazar su espíritu.

Madurai, Trichy, Tanjore fueron ciudades del interior que nos fascinaron. Luego llegamos al mar, al océano Indico y allí pudimos visitar los incomparables templos rupestres de Mahabalipuram, con sus inmensos relieves excavados en la roca que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. Muy cerca disfrutamos de la bella ciudad de Pondicherry y en ella acudimos a visitar el ashram de Sri Aurovindo, donde frente a su tumba tuvimos nuestro espacio para meditar. Fue una experiencia de recogimiento muy diferente a la de los bulliciosos templos que habíamos visitado hasta entonces.  

Dijimos adiós a India desde Bombay, una ciudad cada día más cosmopolita y al mismo tiempo donde las diferencias sociales son más remarcables.

Con el sentimiento de que nuestro viaje había acabado aterrizamos en Doha, capital del emirato de Qatar, situado en el Golfo Pérsico. Los últimos días fueron de descanso en las deliciosas instalaciones de nuestro hotel y, para aquellos que lo desearon, también del descubrimiento del desierto con sus inmensas dunas que se recorrían con vehículos todo terreno. Una experiencia única.

Para terminar este breve relato de nuestro viaje me gustaría agradecer a todos los que participaron en él. Creo firmemente que un gran viaje se hace minuto a minuto y que tan importante es lo que se ve como con quien se ve. El mejor recorrido del mundo puede ser decepcionante si los compañeros de viaje no están todos en la misma “onda”. Y este año se ha vuelto a producir la magia... Algunas personas ya habían compartido viajes con nosotros, para otros era la primera vez, pero entre todos creamos una sinergia que nos permitió vivir el viaje más allá de un grupo de amigos... Casi como una gran familia.

Muchas gracias a todos y espero poder reencontrarnos en otros viajes y animar a todas las personas que leen estas líneas a conocer otros lugares, otras culturas que ampliarán nuestra conciencia y abrirán nuevas perspectivas de aprendizaje.

Agusti Rios

 

RECUERDOS DE INDIA DEL SUR: EL VENDEDOR DE INCIENSO

Existe la creencia de que en los profundos valles de los Himalayas vive un gran yogui. Es conocido como Kriya Babaji Nagaraj, Shiva Baba, Sanata Kumara, aunque muchos prefieren llamarle simplemente Babaji. Su cuerpo no ha envejecido desde que tenía dieciséis años, cuando según la tradición venció a la muerte y logró un estado supremo de liberación espiritual. Originario de India del sur, se cree que nació el 30 de noviembre del año 203 d.C. en una pequeña aldea del Tamil Nadu situada a unos 16 kilómetros del templo de Chidambaram, lugar que visitamos el pasado mes de agosto. Muchas historias se cuentan sobre el inmortal maestro que ha sido la inspiración y guía de buscadores espirituales.

Llegamos a Mysore la ciudad del sándalo alrededor del mediodía. Después de almorzar recorrimos el palacio del Maharaja, sus arcos, cúpulas y torres eran buscadas por el objetivo de los fotógrafos. Una vez terminada la visita nos dirigimos hacia el mercado. Caminando, nos abríamos paso por atestadas calles mientras el ruido del incesante tráfico lo inundaba todo. Al final, un giro a la derecha y la gran puerta del mercado nos ofrece la visión de un mundo de colores, de verduras perfectamente apiladas, de frutas de todos los tamaños, variedades y colores, bellamente expuestas invitando a los compradores. Luego siguieron los puestos de los comerciantes de flores, con cientos y ciertos de guirnaldas que ofrecer a los dioses, en los aniversarios, en las bodas, en los funerales. Luego siguieron los brillantes colores de los tintes y finalmente los inevitables tenderetes de incienso. El grupo se agolpaba alrededor de un par de puestos haciendo sus compras. Incienso con aroma de sándalo, de jazmín, de rosa… Todos se adquirían al mejor precio posible, mientras algunos niños revoloteaban insistentemente, tratando de vendernos su mercancía.

Me senté a descansar junto a un par de amigas, los niños seguían importunando tratando de vendernos sus inciensos, mientras la corriente humana seguía pasando por delante de nosotros. Fue entonces cuando escuche a un hombre decirme -¿Incens, Sir? Mientras le respondía, moviendo la cabeza negativamente, de reojo contemple la imagen de un anciano, encorvado, cargado con un bulto sobre sus espaldas. El hombre permaneció en silencio frente a nosotros y repitió la pregunta: -¿Incens, Sir? Miraba hacia otro lado ignorando su presencia cuando escuche en mi interior la voz de la intuición decirme: “¿Y si fuese Babaji, tampoco le comprarías?”

Gradualmente giré mi cabeza y nuestros ojos se encontraron. Su profunda mirada expresaba intemporalidad, en ella nada se juzgaba ni se rechazaba, más bien todo se asumía y se vivía. Sus ojos me hablaban de la rapidez con que suceden las cosas, de cómo lo que crece mengua y de cómo lo que mengua vuelve a crecer. De la vida y de la muerte, de su aparente pobreza y de mi supuesta riqueza.

-¿Cuánto vale?, pregunté. Cinco paquetes por cien rupias. Metí la mano en el bolsillo, saque cien rupias y se las di. En India siempre hay que regatear, pero mi corazón me decía que no podía regatearle un euro a quien quizás tanto lo necesitaba. El anciano abrió su fardo y sacó 7 o 8 paquetes de incienso y me los dio. Fue entonces cuando le pregunté a mi amiga Nuria: -¿Quieres hacer una buena obra? ¿Sólo son dos euros? -¿Claro que si! Respondió. Y sacando el dinero le compró cinco paquetes de incienso. Después creo que fue Montserrat quien también compró y así muchos del grupo compraron incienso al anciano vendedor.

Pasado un tiempo nos levantamos y comenzamos a caminar hacia la salida. Al llegar a la puerta el anciano me esperaba, abrió su fardo y sacó los tres últimos paquetes de incienso que le quedaban y agradecido me los entregó. Los había vendido todos. De nuevo, nuestros ojos se encontraron y en ellos ahora pude distinguir la imagen del joven maestro inmortal. Mi cuerpo se inclinó respetuosamente mientras las manos del anciano tocaban mi cabeza en señal de bendición.

El sol se ponía en Mysore mientras caminábamos en silencio hacia el autobús que nos llevaría de regreso al hotel. En mi corazón sentía una gran paz.

Frederic Solergibert

RECUERDOS DE INDIA: CONDUCIR EN INDIA

Diez años atrás planeaba viajar a Estados Unidos; y como deseaba poder conducir allí, necesitaba un Permiso Internacional de Conducción. Es por ello que antes de salir de India fui a solicitar uno. Después de hacer varias preguntas en la oficina correspondiente, me di cuenta de que para obtener un Permiso Internacional era indispensable tener primero el Permiso de Conducir Hindú. Así que decidí ir a la Oficina de Tráfico a solicitar uno. Después de un sin fin de preguntas a los funcionarios, fui rescatado por un grupo de intermediarios que estaban sentados sobre sus motocicletas bajo un frondoso árbol.

  • ¿Qué desea? Me preguntó el intermediario.
  • Un Permiso Internacional de Conducir.
  • ¿Tiene el Permiso de conducir?
  • No, le respondí.
  • ¡Problema! ¡Es un gran problema! Todo tiene que ser muy bien organizado. Necesita un certificado médico, certificado de residencia, de edad… ¡Muy, muy complicado!
  • ¿Cuánto tiempo me va a llevar?, pregunté.
  • ¿Cuánto puede pagar?
  • Lo necesito urgentemente.
  • Para obtenerlo dentro de una semana, le va a costar alrededor de 600 Rupias (13€).
  • No, no. Lo quiero hoy, respondí
  • 2000 Rupias (40€) y en 4 horas lo tendrá.
  • Hecho, respondí
  • Firme estos papeles, le hago una fotografía y espere para el examen bajo este árbol.
  • Pero yo no tengo coche, le dije
  • Es una formalidad, señor. Le van a preguntar si usted conduce y usted sólo tiene que responder: Sí.
  • ¿Cuando voy a obtener mi Permiso?
  • En unas horas.

Lo que más tiempo llevó de obtener mi Permiso de Conducir Hindú fue revelar la fotografía.

Armado con mi nuevo documento de conducir fui a solicitar mi Permiso Internacional. La persona encargada me dio un librito y me dijo que tenía que aprenderme las señales para poder ser examinado. Durante el examen sólo pude recordar dos de las treinta y tantas señales. El examinador estaba muy enfadado con el resultado de mi examen, recuerdo que decía:

  • Mal, muy mal. Le voy a dar el Permiso Internacional de Conducir, pero usted debe ir a casa y aprenderse las señales.

  • Gracias, le respondí y me disculpé por no saberme las señales de tráfico.

Conducir en India simplemente implica ir de un punto a otro. Como se llega es problema de uno, ya que se ignoran completamente todas las reglas. Raramente un conductor es instruido en como aparcar, realizar un adelantamiento o a mantenerse en un mismo carril. Las líneas y las señales en las calles están pintadas simplemente para decorar, son un indicativo que no significa nada para el conductor. Los retrovisores no se utilizan nunca. Cuando hay mucho caos delante del vehículo a los conductores no les importa lo que pase detrás. Es más, las tres cosas esenciales para conducir por India son: Una buena bocina, unos buenos frenos y mucha suerte.

La vaca sagrada y otras historias de India. Tarun Chopra.

Este viaje se realizó en el año 2005. Mantenemos la información para que puedas ver las características de los programas culturales que organiza Salud y Desarrollo Personal

 

NUESTRO ITINERARIO

Domingo, 31 de julio – ESPAÑA - TRIVANDRUM

Presentación en el aeropuerto de Barcelona o Madrid, a primera hora de la mañana. Trámites de facturación y salida en vuelo regular con destino a Milán. Enlace con el vuelo de la compañía Qatar Airways directo a Doha. Llegada y enlace con el vuelo de la misma compañía que nos llevará hasta Trivandrum, el aeropuerto situado más al sur de la India. Servicio de comidas y noche a bordo.

Lunes, 1 de agosto -  TRIVANDRUM

Llegada a las 8 de la mañana. Tras los trámites de aduana nos trasladaremos al hotel, donde tendremos el resto de la mañana libre para descansar.

Almuerzo en el hotel.Por la tarde conoceremos la ciudad de Trivandrum, llamada la “Ciudad de la serpiente sagrada” que, a pesar de ser la capital del estado de Kerala, ha logrado conservar el ambiente mágico tan característico de los pueblos del sur. Visitaremos su museo, el Templo de Pamahabha Swami, el Palacio Kanakkunnu, el observatorio y el Shri Moolamthirumal Shasti.

Alojamiento en el hotel Travancore Heritage.

Martes, 2 de agosto -  TRIVANDRUM - PERIYAR

Después del desayunonos dirigiremos hacia la reserva natural de Periyar, una de las más importantes de la India, con una extensión de 800 km2. Realizaremos un recorrido por el lago central y podremos observar la fauna autóctona del lugar.

Almuerzo y alojamiento en hotel Taj Garden Retreat.

Miércoles, 3 de agosto – PERIYAR - MADURAI

Después del desayunonos dirigiremos en autocar hacia Madurai.

Llegada y almuerzo en el hotel. Madurai es uno de los núcleos más antiguos de la India meridional y centro de peregrinación durante siglos. En el corazón del barrio antiguo tendremos la oportunidad de conocer el Gran Templo de Meenakshi, dedicado a la consorte del dios Shiva, un ejemplo de exaltado barroco dravídico con sus torres atestadas de imágenes de dioses y personajes mitológicos. El templo es un hervidero de actividad que atrae unos 10.000 visitantes diarios que provienen de toda India.

Alojamiento en el hotel Taj Garden Retreat.

Jueves, 4 de agosto – MADURAI

Desayuno americano en nuestro hotel.

Esta mañana la dedicaremos a seguir conociendo esta ciudad. Visitaremos el  Palacio de Tirumala Nayak, construido en 1636, famoso por sus trabajos de estuco al estilo indo – sarracénico y pasearemos tranquilamente por el mercado de flores. Después del almuerzo en el hotel realizaremos un paseo en Ciclo Richshaw que nos dará una perspectiva diferente de esta ciudad.

Alojamiento en el hotel Taj Garden Retreat.

Viernes, 5 de agosto – MADURAI – TRICHY

Desayuno americano en nuestro hotel.Salida hacia Trichypor carretera en nuestro autocar.

Llegada y almuerzo en el hotel.

Por la tarde, visita de la ciudad de Tricky. Su historia nos lleva directamente a la época de la dinastía Chola. Es famosa por su fortaleza de piedra de 434 escalones esculpidos en la roca que nos dirigen hacia la parte más alta de esta fortaleza. En la primera planta hay una gran sala. En la segunda planta se halla una magnífica sala de cien columnas. Y en el tercer nivel se encuentra el templo dedicado al Dios Shiva. En el cuarto y último nivel se encuentra el templo dedicado a Ganapati. Desde lo más alto de la fortaleza se puedo disfrutar de la preciosa panorámica que nos ofrece el río sagrado Kauveri.

Para finalizar la jornada de hoy visita de la ciudad de Srirangam, situada en los alrededores de la ciudad de Trichy. Es una ciudad amurallada conocida por el inmenso templo dedicado al Dios Vishnu.

Alojamiento en el hotel Sangam.

Sábado, 6 de agosto – TRICHY – TANJORE - TRICHY

Desayuno americano en nuestro hotel.

Por la mañana, con nuestro autocar nos dirigimos a la ciudad de Tanjore. Después delalmuerzo iniciaremos la visita a esta ciudad que fue la antigua capital de los reyes Chola entre los años 850 y 1270, también conocida como la cuenca de arroz de Tamil Naidu.

Visitaremos sus templos, principalmente el de Brihadeeswara, construido por el Raja Raja en el siglo X dC, que es la joya culminante de la arquitectura religiosa Chola y uno de los pocos monumentos en India que ha sido incluido en la relación de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

También nos desplazaremos a Karaikkudi, en el centro de Chettinad para ver Santhat. Este mercado es famoso por sus artículos de artesanía. Regreso a Trichy.

Alojamiento en el hotel Sangam.

Domingo, 7 de agosto -  TRICHY - PONDICHERY

Desayuno americano en el hotel.En el día de hoy partiremos hacia la costa del océano Indico. Durante la ruta visitaremos el templo de Chidambram, dedicado al dios Shiva en la figura de Nataraja, el bailarín cósmico que con su danza representa las cinco actividades de Dios: creación, preservación, destrucción, velación y bendición. También visitaremos Cgagaicondacholapuram, que fue la capital del impero Chola entre los años 1012 y 1044 dC, que cuenta con un muy interesante templo dedicado a Brihadiswara. Finalizaremos la mañana con una visita a un centro de tratamiento Ayurvédico.

Llegada a Pondichery y almuerzo en el hotel.

La tarde la dedicaremos a la visita de esta ciudad, antigua colonia francesa hasta los años cincuenta y principalmente al Ashram fundado por Sri Aurobindo en 1926, y a Auroville, obra de su continuadora  conocida como “La Madre”. El proyecto de Auroville, llevado a cabo por el arquitecto francés Roger Anger, fue concebido como “un experimento en la convivencia internacional en el que hombres y mujeres vivieran en paz y progresiva armonía con los demás por encima de todos los credos, políticas y nacionalidades”.

Alojamiento en el hotel Anandha Inn.

Lunes, 8 de agosto – PONDICHERY – MAHABALIPURAM - COVELONG

Desayuno americano en el hotel.Seguiremos nuestra ruta por la costa visitando Mahabalipuram, mundialmente famosa por sus templos a orillas del mar. Fue la segunda capital y puerto marítimo de los reys Pallava, desde donde la religión y la cutura india se esparcieron hacia el sudeste asiático (Camboya, Malasia, Java…). Apreciaremos sus siete pagodas talladas en roca viva y su famoso centro cultural de Dakshinchitra. El complejo de templos, esculturas y relieves es impresionante.

Continuaremos la ruta hasta Covelong. Tras el almuerzo, dispondremos de la tarde libre para disfrutar de esta bonito pueblo de pescadores.

Alojamiento en el hotel Fisherman’s Cove.

Martes, 9 de agosto -  COVELONG – KANCHIPURAM - MADRAS

Desayuno americano en el hotel.Nuestra ruta nos llevará hacia Madrás, pero en ruta visitaremos Kanchipuram, considerada la capital sagrada del reino Pallava. Esta es una de las siete ciudades sagradas de la India ya que en ella se rinde culto a dos de las principales divinidades hinduistas: Shiva y Vishnu. Es una ciudad-templo espectacular y sus 124 templos y oratorios se hallan esparcidos por todo el casco urbano. Al tratarse de una ciudad santa, el número de peregrinos se cuenta por miles.

Llegada a Madrás (Chenai) y almuerzo en el hotel.

Por la tarde visitaremos esta ciudad que, si bien es la cuarta ciudad de India en población, no cuenta con monumentos de gran interés. Si es interesante el Museo Nacional que cuenta con la Galería de bronces. También recorreremos el mercado de las flores y los edificios construidos durante la época colonial británica: el tribunal superior, el fuerte de St. George, la plaza Marina, la Catedral de Santo Tomás y el Parque de las serpientes.

Por la noche realizaremos la cena en el hotel, donde se nos ofrecerá un espectáculo de danza clásica.

Alojamiento en el hotelTaj Coromandel.

Miércoles, 10 de agosto -  MADRAS - MYSORE

Desayuno americano en el hotel.A primera hora nos trasladaremos a la estación de ferrocarril de Madrás para tomar el Tren Shtabdi Express que nos llevará a la ciudad de Mysore (asientos en coche de primera clase con aire acondicionado). El tren es el gran medio de transporte de India: sus estaciones, vendedores y cientos de viajeros nos darán una visión muy auténtica del interior de este país. Llegaremos al mediodía y nos trasladaremos al hotel para el almuerzo.

Dedicaremos la tarde a la visita de la ciudad de Mysore, la ciudad del sándalo. Recorreremos el palacio del Maharajá, construido en 1911 que con sus arcos, cúpulas, torres y columnas forman una armoniosa síntesis de los estilos hindú y sarracénico. Visitaremos la galería de arte y después subiremos por la colina de Chamundi para visitar el templo dedicado a la Diosa Kali y obtener una vista panorámica de la ciudad. Al bajar veremos la escultura del  inmenso Nandi, el toro sagrado

Alojamiento en el hotelLalitha Mahal Palace. Mysore ofrece la rara oportunidad de alojarse en lo que fue el palacio de un maharajá. Este es el Lalitha Mahal Palace, un monumental y flamante edificio blanco que ha sido convertido en hotel de lujo.

Jueves, 11 de agosto – MYSORE (Belur, Halebid y Sravanabelogola)

Desayuno americano en el hotel.El día de hoy lo dedicaremos completamente a la visita de los más importantes templos del legado de uno de los períodos más pródigos en el plano artístico del desarrollo cultural hindú, fechado entre los siglos XI y XIII: Belur y Halebid. Estos templos de la dinastía Hoysala se caracterizan por ser más bajos que los que habremos visto más al sur. No obstante su pequeño tamaño queda compensado por la intrincada ornamentación de sus esculturas. Cada centímetro de los muros exteriores y la mayor parte del interior están recubiertos con una interminable variedad de esculturas. No hay dos frisos semejantes.

Después del almuerzo, que se realizará en ruta, visitaremos Sravanbelogola, uno de los centros de peregrinación jainista más antiguos e importantes de la India. Aquí se encuentra la gigantesca estatua, de 17m de altura, del Señor Bahubali, es la estatua monolítica más alta del mundo. La simplicidad y belleza de sus facciones nos delata una filosofía muy distinta.

Alojamiento en el hotelLalitha Mahal Palace.

Viernes, 12 de agosto – MYSORE – BANGALORE - MUMBAI

Desayuno americano en el hotel.Saldremos por carretera en dirección a la ciudad de Bangalore. En ruta visitaremos el templo de Exhala en Somnathpur que, junto a Belur y Halebid conforman el esplendor de la arquitectura medieval en India.

Al llegar a Bangalore nos será servido el almuerzo, para después realizar una visita panorámica a esta ciudad. Actualmente Bangalore es el centro de negocios y tecnológico más importante de India y ha sido bautizada como “el Silicon Valley Indio”.

Al caer la tarde nos dirigiremos al aeropuerto para tomar el vuelo con destino a Bombay.

Llegada y alojamiento en el hotelTaj Mahal Palace, el hotel más emblemático de India, situado en pleno centro de Bombay, justo delante de la famosa Puerta de la India.

Sábado, 13 de agosto - MUMBAI

Desayuno americano en el hotel.Por la mañana visitaremos la ciudad de Mumbai, metrópolis de grandes contrastes fundada por los británicos. Pasaremos por la Puerta de la India, erigida en 1911 para conmemorar el desembarco del Rey George V, quien se dirigía a Delhi para su coronación imperial. Continuaremos la visita por los principales lugares: el fuerte George, el ayuntamiento, la casa de la moneda, la hermosa fuente de Flora y la catedral de Santo Tomás. También pasaremos por Marina Drive, los jardines colgantes, la casa de Mani Bhawan, donde vivió Gandhi, y las espectaculares lavanderías de Dohbi Gaht, para terminar en la playa de Chowpatti.

Almuerzoen el hotel y tarde libre para las últimas compras.

Alojamiento en el hotelTaj Mahal Palace.

Domingo, 14 de agosto – MUMBAI - DOHA

Desayuno ligero en el hotel. Traslado al aeropuerto a primera hora para salir en el vuelo regular de la compañía Qatar Airways con destino Doha. Llegada y traslado al hotel. Doha es la capital y centro comercial de Qatar. Es una ciudad moderna en pleno crecimiento pero que conserva todavía la esencia de las antiguas familias que allí se establecieron.

Día libre para disfrutar de las instalaciones de este lujoso establecimiento y su playa.

Alojamiento en el hotelSheraton Doha & resort.

Lunes, 15 de agosto - DOHA

Desayuno americano en el hotel.

Día libre dedicado al relax.

Alojamiento en el hotelSheraton Doha & resort.

Martes, 16 de agosto -  DOHA – LONDRES - ESPAÑA 

Desayuno americano en el hotel.Traslado al aeropuerto de Doha para salir con destino a Londres. Llegada a Heathrow y enlace con los vuelos con destino a España, con llegada prevista a primera hora de la noche

Dirección técnica: Viajes Magister GC-588

Imágenes: 
Fecha de Publicación: 
Jue, 17/07/2008