Siria y Jordania, cuna de civilizaciones. Agosto 2008

La vida es un viaje hacía tu futuro inmediato

Viajar es, en esencia, moverse hacia un espacio desconocido. No se concibe el viaje hacia lo conocido, hacia el espacio donde consumimos nuestra cotidianidad... Traspasar los límites conocido no es un espacio corriente  Lo corriente es moverse en un espacio cargado de lugares familiares, de símbolos culturales plasmados en el paisaje. Viajar es otra cosa, se trata, de hecho, de una experiencia de descubrimiento, una movilidad que nos permite abandonar la cotidianidad de nuestras vidas para experimentar nuevas sensaciones, distintas compañías, alimentos diferentes, una tradición distinta, en definitiva un nuevo horizonte que nos permite vislumbrar un nuevo paisaje más allá de nuestro conocido día a día. Viajar es enriquecerse, flexibilizarse, volverse más comprensivo.

Y así, finalmente, este mes de agosto llegó el gran viaje, gentes de diferentes lugares, de Barcelona, Madrid, Valencia, Canarias... nos encontramos para abrirnos a una nueva experiencia de amistad y conocimiento. Había llegado el momento de comenzar nuestro viaje a los orígenes de nuestra cultura, de nuestro modo de comprender la vida. Iniciábamos nuestro viaje camino de Siria y Jordania. 

En el aeropuerto presentaciones, saludos, abrazos, el reencuentro con los viejos amigos, y la ilusión por la aventura que se inicia, por lo que veremos, por lo que sentiremos, por el descubrimiento de un nuevo paisaje que, en tan solo unas horas, nos cautivaría, sumergiéndonos en lo diferente. Una experiencia inimaginable, una belleza asombrosa, unas personas extraordinarias. Siria y Jordania nos esperaban.

¡Que sorpresa! Tan cerca y tan lejos al mismo tiempo, tan próximo en distancia y tan lejos culturalmente. Siria es un país fabuloso que ha sabido conservar todo el esplendor del antiguo oriente, y con una antiquísima historia que guarda tantos monumentos y lugares históricos que el viajero necesitaría varios meses para recorrerlos todos. Solo al llegar visitamos Bosra. Encerrado dentro de sus gruesas murallas de rocas negras se abre ante nuestra vista un magnífico teatro romano del siglo II. El asombro es total, no hay que olvidar que Bosra fue la antigua capital provincia romana de Arabia, etapa obligada de caravanas. Fue la primera agradable sorpresa de las muchas otras que jalonarían nuestro viaje.

Al día siguiente nos esperaba Palmira, la ciudad de las datileras que crecen en su oasis. Antigua capital del reino nabateo y una de las más ricas, lujosas y elegantes de Siria durante la época romana. Prestamos atención a las explicaciones de nuestro guía el Sr. Ahmad Awad, su hablar pausado nos introduce paulatinamente en los aspectos más interesantes de la historia de Palmira y es así como poco a poco empieza a calentar nuestro corazón. Su amor por su país, por su historia empieza a contagiarnos. Luego, cuando lleguemos al atardecer a la bellísima Apamea, quedaremos rendidos ante un país maravilloso. Y es que Siria es un país que sorprende. Desde las genuinas construcciones romanas a los castillos de los Cruzados, sin olvidarnos de las iglesias y ciudades más antiguas del mundo, con exóticos zocos y elegantes mezquitas. Todo cabe en Siria dada su posición estratégica en las antiguas rutas de caravanas y como punto de conexión entre Oriente y Occidente.

Nuestro viaje es intenso, hay tanto para saborear, discurre entre risas y canciones. Los lugares se suceden: Alepo, Hama, Damasco una de las ciudades más antiguas del mundo habitada de forma ininterrumpida desde hace cinco mil años. Pasear por sus calles, su zoco, poder percibir el mundo árabe tan diferente al nuestro casi como un ciudadano más y no como un turista, los sabrosos helados... siempre acompañados por el Sr Ahmad Awad que resultó ser un compañero excepcional, amable, discreto, respetuoso y que acabo siendo un buen amigo.

Luego, después de abandonar Siria vendría Jordania y sus tres grandes tesoros: Petra, el desierto de Wadi Rum y el Mar Muerto.

Llegamos a Petra, cuyo nombre significa piedra en griego, y es justamente porque la ciudad está enteramente construida en piedra rosada y en muchos lugares excavada en ella. La entrada a Petra es un largo y estrecho cañón llamado Siq, que recorremos lentamente, mirándolo todo, tratando de retener en la memoria la inmensidad de la belleza que se abre ante nosotros y que desemboca en el edificio conocido como “El Tesoro” sin duda el más impresionante de todos los que nos aguar- dan después. Luego comienza la calle de las Fachadas, el anfiteatro y para los más valientes la subida al Santuario. Al día siguiente nos esperaba el desierto y luego un merecido descanso en las orillas del Mar Muerto.

Viajar nos aporta el valor de lo diferente, expande los límites de nuestra cotidianidad para contrastarnos con lo que es diferente; y así ha sucedido con Siria y Jordania, un viaje junto a personas maravillosas, amigos sensacionales. Me siento afortunado de poder contemplar lugares tan maravillosos en tan cálida y buena compañía. Gracias a todos.

La información que aparece en esta página es únicamente informativa. La mantenemos para que puedas ver las características de los programas culturales que organiza Salud y Desarrollo Personal

NUESTRO ITINERARIO

Jueves, 14 de agosto - BARCELONA – AMMAN

A las 12,15 hs. presentación en el aeropuerto de El Prat, terminal A, mostradores de la Cía. aérea Royal Jordanian. Salida a las 14.50 hs. en vuelo regular con destino Amman. Servicio de comida a bordo. A las 20.15, llegada al aeropuerto de la capital jordana, trámites de aduana y traslado hasta la ciudad.

Cena y alojamiento en el Crown Plaza Hotel 5*.

Viernes, 15 de agosto - AMMAN – BOSRA - PALMIRA

Después del desayuno en nuestro hotel nos trasladaremos hacia la frontera Siria. A unos 40 Km de la frontera encontramos la ciudad de Bosra. Los romanos la promovieron a capital de la región de Arabia (106 d J.C) para pasar a tener un papel principal en la historia del cristianismo primitivo. Visitaremos su teatro–fortaleza. En el interior de lo que puede parecer una fortaleza más se esconde un formidable teatro romano. Más de 15.000 espectadores pueden tomar asiento frente a un escenario decorado con columnas corintias. Muy cerca, encontramos las ruinas de la que fue Catedral de Bosra (512), en esta iglesia se inspiró Justiniano para construir Santa Sofía.

Después del almuerzo continuamos viaje en dirección a Palmira. Conforme nos acercamos al oasis y bella ciudad de Palmira vemos asentamientos de beduinos en el desierto.

Llegada y cena. Alojamiento en el Hotel Semiramis Palmira 5*.

Sábado, 16 de agosto - PALMIRA – HAMA - ALEPO

Después del desayuno visitaremos la increíble ciudad de Palmira.

Esta ciudad romana es denominada la Reina del Desierto. Un mercader inglés en 1.691 entró al oasis de Tadmor. Allí había un grupo de familias que acampaban en medio de las antiguas ruinas. Así fue como occidente comenzó a conocer Palmira. Sus ruinas ofrecen al visitante lo que fue una de las metrópolis del mundo antiguo. El ágora, el teatro, las termas, el templo de Bel (se veneraba una divinidad suprema: Bel. nombre de origen babilónico), las iglesias bizantinas, las tumbas, y al fondo, en una colina, el castillo árabe.

Al mediodía saldremos hacia salir hacia Homs. Almuerzo.

El camino hacia Alepo nos hace pasar por Apamea, una joya arqueológica. Su cardo máximo, de 1.800 metros de longitud, es idóneo para recorrerlo, pero justo al caer el sol cuando los cambios de colores son más intensos. El lugar se convierte en mágico.

Llegada a Alepo. Cena y alojamiento en el Hotel Sheraton Alepo 5*

Domingo, 17 de agosto - ALEPO

Desayuno en nuestro hotel. De todas las ciudades sirias Alepo es la que produce al visitante la impresión más profunda. Visitaremos el Museo Arqueológico, que contiene las más bellas colecciones de objetos procedentes de la ciudad Siria de Mari, junto al Eufrates. La visita seguirá por la zona de la Ciudadela, de una belleza arquitectónica austera, es un bastión infranqueable.

Después del almuerzo, visitaremos la Gran Mezquita, en cuyo interior se venera la Tumba de Zacarías, padre de San Juan Bautista. Su patio y bello minarete son de gran interés. Pasearemos por el zoco y por el Barrio Armenio, donde cenaremos en un restaurante con encanto.

Alojamiento Hotel Sheraton Alepo.

Lunes, 18 de agosto - ALEPO

Desayuno buffet en nuestro hotel.

Dejaremos este día libre en Alepo. Pasear por sus calles o disfrutar con calma de un rato de compras por el animado trazado de callejuelas que forman el zoco o visitar un hammán (baño árabe) para dejarse seducir por los excelentes masajes y tratamientos que ofrecen estos lugares de auténtica tradición milenaria.

Alojamiento Hotel Sheraton Alepo.

Martes, 19 de agosto - ALEPO – KRAK DE LOS CABALLEROS –  MAALOULA - DAMASCO

Después del desayuno, saldremos en dirección al Krak de los Caballeros, el bastión más importante de los “Frany” en su paso arrasador hacia Jerusalén. Lugar de base para dominar todo el valle y zona Mediterránea Siria y efectuar las “razzias” (saqueos) a los emiratos cercanos.

Esta fabulosa fortaleza cruzada evoca siglos de luchas implacables. Su construcción (a comienzos del S. XII) con posteriores reformas y ampliaciones. La sala de los caballeros, construida en el S. XIII en un soberbio estilo gótico, la capilla y la sala capitular son algunos de los puntos a recorrer.

Antes del almuerzo, queremos ir a Ebla. Un conjunto arqueológico de primer orden donde nació una de las culturas Semíticas más arcaicas. Las 17.000 tablillas del Palacio Real fue su gran descubrimiento.

Almuerzo frente al castillo.

Por una ruta casi desértica continuamos viaje hacia Maaloula, donde visitaremos el Monasterio de Santa Tecla o Mar Takla. A la salida se pasará por un estrecho desfiladero que nos conducirá a la colina que domina la ciudad y donde está el Monasterio de San Sergio o Mar Sarkis, oficial romano cristiano que en el año 305, bajo el emperador Diocleciano, fue martirizado por negarse a adorar a Júpiter

Llegada a Damasco. Cena y alojamiento en el Hotel Cham Palace 5*.

Miércoles, 20 de agosto - DAMASCO

Después del desayuno, iniciaremos la visita a la ciudad de Damasco, entre cuyos monumentos destacan la Madrasa Al Adlya, antigua escuela coránica; la Tumba de Saladino; la espléndida Mezquita de los Omeyas, construida en el año 705 y la bellísima Mezquita chiíta de Rongaya, en cuyo interior se venera la tumba de la biznieta de Mahoma.

Detendremos nuestra visita para el almuerzo para luego visitar las Iglesias de San Ananeas y de San Pablo y subiremos al Monte Casión para observar una panorámica de Damasco. Antes de la cena es obligado conocer el zoco de artesanía, pequeño pero con gran sabor.

Alojamiento en el Hotel Cham Palace.

Jueves, 21 de agosto - DAMASCO

Desayuno en nuestro hotel. Dedicamos la mañana a visitar el Museo Nacional que encierra la mejor colección arqueológica de Siria. Dividiremos la visita en tres apartados: las antigüedades clásicas, las orientales y las islámicas. 

Dispondremos de la tarde libre. Damasco ofrece mil alternativas de visita. Alojamiento en el Hotel Cham Palace.

Viernes, 22 de agosto - DAMASCO – MONTE NEBO - PETRA

Desayuno y salida hacia la frontera jordana y llegada a Amman, capital del reino hachemita. Después del almuerzo ascenderemos al Monte Nebo para visitar la iglesia que conserva los restos arqueológicos hallados en la cumbre del monte. Aquí Moisés se despidió de su pueblo camino a la tierra prometida. Almuerzo.

Continuaremos hacia Petra a través de la “ruta de los reyes” de bellísimos parajes. Un paisaje de piedra y montaña, con continuos cambios de color. Un juego de formas y erosión recorre esta ruta hasta llegar a la bella ciudad nabatea.

Cena y alojamiento en el Hotel MOVENPICK 5*

Sábado, 23 de agosto - PETRA

Desayuno en nuestro hotel. Dedicaremos la jornada completa a la visita de Petra. Cruzaremos el “siq” (cañón de 1200 m. de longitud y 90 m. de altura), realmente espectacular. Finalizado el “siq” aparece el monumento más impresionante, el “Khazneh” o templo del Tesoro, tallado en roca sólida.

Pasado el tesoro todo es un espectáculo: cientos de cuevas, templos, tumbas reales, cámaras funerarias, edificios públicos, escaleras monumentales, todo en color rosado.

Almuerzo en un restaurante ubicado dentro de Petra.

Cena y alojamiento en el hotel Movenpick.

Domingo, 24 de agosto - PETRA – AQABA – WADI RUM

Desayuno. Por la mañana viajaremos hacia el sur en hasta Aqaba, situada en el Mar Rojo y frontera con Israel, Egipto y Arabia Saudí. Quien lo desee, puede alquilar una barca para pasear por los arrecifes coralinos.

Después del almuerzo vamos a conocer Wadi Rum, uno de los desiertos más nombrados pero menos conocidos, descrito por Lawrence de Arabia como: "Enorme, resonante y divino". La gran mayoría de sus visitantes apenas lo palpan. Nos hemos propuesto dar a conocer espacios que prácticamente están reservados al mundo beduino.

Durante dos horas nos adentraremos en el desierto en vehículos 4x4. Dunas y zonas rocosas es la combinación que vamos a disfrutar. El desierto nos recuerda el paisaje lunar con continuos cambios de color. Al entrar la noche disfrutaremos de una cena beduina, a base de “Zerap”: cordero al fuego en un recipiente de hierro enterrado en la arena.

Alojamiento en una “Haima beduina”. Disfrutaremos de una noche de paz en medio del desierto.

Lunes, 25 de agosto - WADI RUM – MAR MUERTO

A la salida del sol y después del desayuno en la “Haima” viviremos la experiencia de pasear en camello por el desierto, para después salir en dirección al Mar Muerto.

Llegada, almuerzo  y acomodación en el Hotel Movenpick Resort and Spa Dead Sea 5*.

Este hotel, perteneciente a la prestigiosa cadena hotelera Suiza, está situado en un entorno envidiable y tranquilo. Los beneficios terapéuticos que ofrecen los elementos naturales que rodean el hotel, ayudarán a que su estancia sea todavía más agradable y relajante. Dispondremos de la tarde para disfrutar de un baño en el mar y de las instalaciones balnearias del hotel.

Cena y alojamiento en el hotel.

Martes, 26 de agosto - MAR MUERTO

Día completo dedicado al relax.

Podremos disfrutar de la experiencia de bañarnos en el mar Muerto. Situado a 400 metros bajo el nivel del mar y con un agua diez veces más salada que la del océano, el Mar Muerto ocupa el punto más bajo de la superficie terrestre y es el más salado de todos los lagos naturales. No sólo sus aguas son excepcionales, sino también toda la atmósfera sobre él: por ser más densa que al nivel del mar, filtra mejor las radiaciones ultravioletas nocivas y contiene más oxígeno de lo habitual. El nivel de salinidad hace que el cuerpo flote y la experiencia es única.

El hotel cuenta también con los tratamientos a base de los lodos que se recogen en el mar, cuyas propiedades rejuvenecedoras y tonificantes son  famosas en todo el mundo.

Desayuno, almuerzo, cena y alojamiento en el hotel.

Miércoles, 27 de agosto - MAR MUERTO

Día libre para seguir disfrutando de las instalaciones del Hotel-Spa.

Desayuno, cena y alojamiento en el hotel.

Jueves, 28 de agosto - MAR MUERTO – AMMAN - BARCELONA

Después del desayuno, salida hacia el aeropuerto de Queen Alia de Amman.

Trámites de facturación y aduana. Salida a las 09.50 hs. en el vuelo de Royal Jordanian con destino Barcelona. Comida a bordo. Llegada prevista a las 13.50 hs.

 

Este viaje fue organizado por Salud y Desarrollo Personal con la colaboración técnica de Viajes Magister GC-588

Imágenes: 
Fecha de Publicación: 
Vie, 01/08/2008